Blog

CLASSIC LIST

14-07-enfermedades-respiratorias_FB-1-1200x900.jpg

14 julio, 2022 Consejos

Las enfermedades respiratorias son más frecuentes durante el invierno y resultan la principal causa de internación y consulta médica. Afectan a toda la población, pero fundamentalmente, a los menores de 5 años y a las personas de más de 65 años.  En vísperas del período de receso escolar de invierno, en el que los espacios públicos se ven más frecuentados, es importante reforzar las medidas de prevención.

Para prevenir enfermedades respiratorias tales como la gripe, la bronquiolitis, la bronquitis, la neumonía, y el COVID-19, entre otras, es importante tener las vacunas al día, incluidas las que figuran en el Calendario de Vacunación.

También es importante adoptar las siguientes medidas para evitar enfermarse o transmitir este tipo de afecciones respiratorias:

  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.
  • Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.
  • Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.
  • Mantener limpios los espacios de uso común.
  • No compartir cubiertos ni vasos.
  • Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y hogar.
  • Llevar una alimentación saludable, rica en vitaminas y minerales.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Utilizar el tapabocas en lugares públicos.

En los bebés la prevención de la mayoría de las enfermedades empieza con la lactancia materna. A través de ella se transmiten defensas que les permiten en los primeros meses de vida -los de mayor vulnerabilidad a las infecciones- estar en mejores condiciones para enfrentarlas.

Disfrutar de las actividades compartidas y cuidarnos es una tarea posible, que la hacemos entre todos.


nota-invierno-1200x800.jpg

20 julio, 2021 Prevención

En la época más fría del año aumentan las enfermedades respiratorias, como gripe, catarro, bronquitis, bronquiolitis o neumonía. Estos cuadros, sumados a la pandemia por COVID-19, nos obligan a incrementar los cuidados, especialmente durante las vacaciones de invierno, cuando hay más gente circulando por las calles y se realizan encuentros sociales.

Mantener medidas de higiene sanitaria es clave para evitar el aumento de los contagios, no solo de COVID, sino de cualquier otro virus respiratorio. Es necesario:

  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón o alcohol diluido al 70%
  • Mantener 2 metros de distancia social con otras personas
  • Usar el barbijo correctamente, especialmente en lugares cerrados y transporte público
  • En lo posible, evitar sitios muy concurridos
  • Ventilar constantemente los ambientes
  • Toser o estornudar en la cara interna del brazo
  • No compartir objetos de uso personal como mate, vasos, cubiertos, etc.
  • Evitar el contacto con personas que presenten síntomas.

En caso de presentar algún tipo de síntoma como fiebre superior a 37,5°, tos, dolor de garganta, pérdida del gusto o del olfato, deberá mantenerse aislado, contactar al sistema de salud (107 en CABA, 148 en Buenos Aires) y esperar las indicaciones.

En cuanto a los más chicos, mantener la lactancia materna hasta al menos los 6 meses de vida ayuda a prevenir infecciones respiratorias en los bebés. Es importante saber que si el niño o niña tiene síntomas como fiebre, mocos o dificultad para respirar (respira rápido, tiene ronquidos o silbidos); si se encuentra decaído y rechaza el alimento, se debe consultar al médico lo más pronto posible.

Cuidarnos es responsabilidad de todos.


mujer-enferma-acostada-cama-ojos-cerrados-soplando-nariz_1262-18644.jpg

Desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia por el nuevo coronavirus, las personas de todo el mundo debieron adoptar nuevos hábitos con el fin de evitar o disminuir la propagación del virus SARS-CoV-2 causante de la enfermedad de COVID-19. Estas medidas de higiene sanitaria reducen también las posibilidades de contraer otras enfermedades comunes en la época invernal, como gripe, bronquitis, neumonía o bronquiolitis.

Para reducir el contagio, tanto de COVID-19 como de otras enfermedades respiratorias, es necesario:

  • Lavarse frecuentemente las manos, especialmente al llegar a casa o al trabajo desde la calle, antes de manipular alimentos, antes de comer, después de ir al baño y después de tocar dinero u otros objetos, como las compras del supermercado.
  • Usar barbijo o tapaboca en la calle, en el transporte público de pasajeros, comercios, etc.
  • Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con la cara interna del codo o con un pañuelo de papel que deberá descartarse inmediatamente.
  • Mantener distancia social de al menos 2 metros con otras personas.
  • Ventilar a diario los ambientes de la casa, incluso en días de baja temperatura.
  • Evitar los sitios cerrados o donde no se pueda respetar la distancia social.
  • No compartir objetos de uso personal como mate, vasos, cubiertos, etc.
  • Evitar el contacto con personas que presenten síntomas.
  • En caso de presentar algún tipo de síntoma como fiebre de 37,5° o más, tos, dolor de garganta, pérdida del gusto o del olfato, deberá mantenerse aislado, contactar al sistema de salud (107 en CABA, 148 en Buenos Aires) y esperar las indicaciones de los referentes. En ningún caso se automedique ni consuma remedios caseros.

Para prevenir enfermedades respiratorias (y otras enfermedades) es esencial estar al día con el Calendario Nacional de Vacunación. Los centros vacunatorios cumplen estrictos protocolos de atención para evitar el contagio de coronavirus.

Tenga en cuenta que la vacuna contra la gripe es obligatoria para el personal de la salud, los adultos mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y puérperas hasta 10 días posteriores al parto y personas con factores de riesgo. Por otro lado, la vacuna contra el neumococo la deben recibir los bebés de 2, 4 y 12 meses; los adultos mayores de 65 años y las personas que tienen entre 5 y 64 años con problemas en su sistema inmunológico o enfermedades crónicas. Por último, otras vacunas del Calendario que protegen a la población son la Quíntuple (bebés a los 2, 4 y 6 meses de vida más un refuerzo entre los 15 a 18 meses); la Triple bacteriana celular (una dosis a la edad de ingreso a la escuela primaria) y la Triple bacteriana acelular (una dosis a los 11 años y otra en cada embarazo, después de la semana 20 de gestación).

Enfermedades respiratorias en bebés

Mantener la lactancia materna hasta al menos los 6 meses de vida contribuye a prevenir infecciones respiratorias en los bebés. Es importante tener en cuenta que un bebé necesita atención inmediata cuando respira rápido y con silbidos o ronquidos; si se le hunde el pecho al respirar; está decaído o se niega a comer; está irritable y le cuesta dormirse, tiene 38° o más de temperatura, tiene un color azulado en la piel, las uñas o los labios. Ante cualquiera de estos síntomas, hay que consultar a un médico lo más pronto posible.

 


alergia-1200x801.jpg

27 marzo, 2019 Novedades

Con el comienzo del otoño también empieza a circular el virus de la gripe. Para prevenir y evitar complicaciones, es recomendable aplicarse la vacuna todos los años, debido a que el virus muta o se modifica frecuentemente. La vacuna antigripal es una vacuna segura y eficaz.

A continuación, respondemos a las preguntas más frecuentes sobre la vacunación antigripal para el año 2019

1.  ¿Para qué se realiza?

Para reducir las complicaciones, hospitalizaciones, muertes y secuelas ocasionadas por el virus influenza en la población de riesgo en Argentina.

2. ¿A quién está dirigida?

  • Personal de salud
  • Embarazadas: en cada embarazo y en cualquier trimestre de la gestación
  • Puérperas: hasta el egreso de la maternidad- hasta un máximo 10 días-, si no recibió la vacuna durante el embarazo.
  • Niños de 6 a 24 meses
  • Personas ente los 2 y 64 años que tengan factores de riesgo, con orden médica que detalle su grupo de riesgo.
  • Personas mayores de 65 años

3. ¿Cuándo y dónde se aplica?

La vacuna gripal está disponible desde abril, de manera gratuita y obligatoria para la población de riesgo definida en todos los vacunatorios y hospitales públicos de país.

4. ¿Quiénes requieren orden médica para aplicarse la vacuna?

Todas las personas de edades comprendidas entre los 2 y 64 años que tengan los siguientes factores de riesgo:

  • Enfermedades respiratorias crónicas como EPOC, enfisema congénito, fibrosis quística, entre otras. Personas como asma moderada y grave.
  • Enfermedades cardíacas
  • Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, como la infección por VIH o la asplenia funcional. Pacientes que utilizan inmunosupresores o corticoides en altas dosis
  • Pacientes oncohematológicos y trasplantados
  • Personas con un IMC mayor a 40
  • Diabéticos
  • Personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes 6 meses.
  • Personas que conviven con oncohematológicos.
  • Personas que conviven con bebés prematuros que pesan menos de 1,500 kg.

5. ¿Cuáles son las contraindicaciones absolutas?

  • No se pueden vacunar las personas que tienen hipersensibilidad a los principios activos, a alguno de los excipientes y a los residuos (por ej., huevo o proteínas de pollo) o antecedente de reacción anafiláctica en una vacunación previa contra la influenza.
  • Tampoco se puede aplicar la vacuna a quienes tengan antecedentes del Síndrome de Guillain-Barre, ocurrido dentro de las 6 semanas de haber recibido una dosis de vacuna antigripal en el caso de haberse descartado otras causas del mismo. El antecedente de haber tenido el síndrome por otras causas no es contraindicación para la vacunación con vacuna antigripal.

6. ¿Hay mitos sobre la aplicación de vacuna?

Sí, hay falsas contraindicaciones. Quienes conviven con pacientes inmunosuprimidos; las personas con VIH, los que son intolerantes al huevo o tienen antecedente de reacción alérgica no anafiláctica al huevo; quienes estén tomando antibióticos o convalecientes de una enfermedad leve; quienes estén realizando tratamiento con corticoides y quienes padecen una enfermedad aguda benigna como rinitis, catarro, tos o diarrea, pueden recibir la vacuna antigripal.

7. ¿Cuáles son las reacciones adversas?

Las más frecuentes, que desaparecen tras uno o dos días y sin necesidad de tratamiento, son: cefalea, sudoración, mialgias, artralgias; fiebre, malestar, escalofríos, fatiga, reacciones locales, enrojecimiento, tumefacción, dolor, equimosis, induración.

Fuente: Secretaria de Gobierno de Salud, Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación


frio.jpg

Entre los meses de mayo y julio recrudecen los cuadros respiratorios. Las bajas temperaturas que se esperan en esta época traen consigo gripes, catarros, bronquitis, bronquiolitis o neumonías, entre otras enfermedades propias del aparato respiratorio. Algunas de estas enfermedades, como la gripe, son contagiosas y causan un alto índice de ausentismo laboral y escolar en el invierno. “Primero se enferman los más chicos y luego, los adultos”, revela el Dr. Agustín Apesteguía, Gerente Médico de Acudir Emergencias Médicas, y agrega que “durante estos meses, la demanda de nuestros servicios, relacionados a estas patologías, crece un 30% en comparación con el resto del año”.

Como consecuencia del frío, además de la demanda hospitalaria, también se incrementa la prehospitalaria. Con pleno conocimiento de una situación que se repite año tras año, Acudir reforzó y coordinó todos sus recursos para satisfacer el flujo de demanda habitual en este período. Principalmente, se reforzaron los recursos humanos con la incorporación de profesionales médicos, paramédicos y personal para la recepción y despacho de llamados. También fortalecieron sus recursos físicos incrementando en un 25% el número de unidades móviles disponibles en las distintas complejidades y aumentaron el stock de insumos para el tratamiento de enfermedades respiratorias.

A fines de marzo iniciamos una campaña de vacunación antigripal que involucró a todo el personal de Acudir; de esta forma buscamos prevenir y evitar la propagación del virus de la gripe”, explica Apesteguía. Este año, la vacuna antigripal incluyó tres cepas: Influenza A H3N2, Influenza B y la cepa A H1N1. Trabajar en la prevención es responsabilidad de todos, por eso es primordial adoptar algunas prácticas que son clave, como lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, ventilar los ambientes o taparse la boca y la nariz con la cara interna del codo o con pañuelo descartable al toser o estornudar.

Si bien la gripe se cura, habitualmente, en pocos días, el Dr. Apesteguía aconseja evaluar su evolución y consultar a un médico si los síntomas persisten por más de 48 horas. “Los síntomas más frecuentes de la gripe son: fiebre mayor a 38°, tos con expectoración y disnea o falta de aire. En pacientes con comorbilidad, como pueden ser la hipertensión arterial, la diabetes, la EPOC o el asma, se debe consultar inmediatamente al médico. Por el contrario, en casos de pacientes sanos es fundamental no automedicarse ante los primeros síntomas, hacer reposo  y controlar cómo se desarrolla la enfermedad”, manifiesta.

Recientemente, Acudir amplió su estructura operativa en Zona Sur, con la apertura de Bases Operativas en Lomas de Zamora, Quilmes, Lanús y Avellaneda. Además, obtuvo la recertificación de la Norma ISO 9001 para la prestación de servicios de Urgencias, Emergencias Médicas y Traslados en ambulancias, así como de consultas de Urgencias para afiliados directos de obras sociales y prepagas.  Este esfuerzo de mejora continua, sumado al incremento de sus recursos humanos y físicos, dan cuenta del compromiso de la empresa de seguir cumpliendo con los  tiempos de arribo y calidad en el servicio, sin desmedro de la calidez en su atención.


mujer-fiebre-fria-alta_53876-77225.jpg

Se acerca el invierno y el virus de la gripe empieza a circular por el ambiente. Esta infección se contagia muy fácilmente a través de secreciones producidas cuando tosemos, estornudamos o hablamos. Para prevenir el contagio es importante lavarse frecuentemente las manos y cubrirnos la boca y la nariz, con un pañuelo descartable o la parte interna del codo, al toser o estornudar. “También es recomendable ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados”, dice el Dr. Agustín Apesteguía, Gerente Médico de Acudir. Es fundamental transmitir estos conocimientos a los más pequeños y que adopten el hábito lavarse las manos a menudo.

Si bien las personas que se enferman suelen recuperarse en pocos días, en niños pequeños, adultos mayores, embarazadas o personas con enfermedades crónicas, el virus puede desencadenar graves complicaciones; es por eso que en estos casos es obligatorio vacunarse contra la gripe.

Cada año, durante el otoño, todas las personas que formen parte de grupos de riesgo se deben vacunar. Esto incluye a:

  • Bebés de entre 6 y 24 meses.
  • Mujeres embarazadas en cualquier momento de la gestación.
  • Puérperas hasta el egreso de la maternidad (si no se vacunaron durante el embarazo).
  • Adultos mayores de 65 años.
  • Trabajadores de la salud.
  • Personas con enfermedades respiratorias y/u otras enfermedades crónicas o graves.

Este año, la vacuna antigripal incluye tres cepas: Influenza A H3N2, Influenza B y la cepa A H1N1”, explica el Dr. Apesteguía.  Y agrega que “está disponible en los 8600 vacunatorios de todo el país”. Su aplicación es gratuita para quienes forman parte de los mencionados grupos de riesgo.


Acudir Emergencias Médicas 2021. Todos los derechos reservados.