fbpx


Blog

CLASSIC LIST

pirotecnia.jpg

17 diciembre, 2021 NovedadesPrevención

Lo ideal sería no usar pirotecnia. Pero, en caso de comprar, es clave chequear que los productos hayan sido autorizados por ANMaC, la Agencia Nacional de Materiales Controlados.

A continuación, compartimos algunos consejos de especialistas para prevenir accidentes y vivir unas fiestas en paz.

  • Encender siempre el producto en espacios abiertos.
  • Mantener a los bebés, niños y animales lejos del lugar de la explosión, ya que podrían asustarse o sufrir daños auditivos por los estruendos.
  • Nunca llevar la pirotecnia encima, en bolsillos, bolsos, etc.
  • Guardarlos en un lugar seco, lejos de fuentes de calor como cocina, estufa, encendedores y otros.
  • Leer bien las instrucciones antes de encender la pirotecnia.
  • Si no explota, no hay que acercarse.
  • No encender la pirotecnia dentro una lata o botella.
  • Si el fuego alcanza a alguna persona, envolverla con una manta. Evitar que corra, camine o ruede por el piso para apagar el fuego.

Si ocurre un accidente hay que llamar al servicio de emergencias. Mientras se espera la llegada de la ambulancia, se puede lavar la zona lesionada con agua fría para desinflamar y aliviar el ardor. No colocar cremas ni ungüentos caseros.

 


golpes-de-calor.jpg

9 diciembre, 2021 Prevención

Deshidratación, golpes de calor y quemaduras son algunas de las consecuencias que podemos sufrir en los días de verano o con temperaturas muy altas. Todo esto se puede prevenir si somos cuidadosos y tomamos algunos de los recaudos que compartimos a continuación:

  1. Tomá abundante líquido para mantenerte hidratado. Si no tenés sed, igual consumí algunos sorbos de agua para evitar complicaciones.
  2. Evitá consumir gaseosas o alcohol.
  3. Si la temperatura es muy alta, reducí la intensidad de la actividad física. No olvides tomar agua mientras hacés ejercicio. Tratá de aprovechar la primera o la última hora del día, que suelen ser las más frescas.
  4. Evitá la exposición directa al sol entre las 10 y las 17 horas. Siempre usá protector solar, aunque esté nublado.
  5. Es recomendable el uso de anteojos de sol, sombrero y ropa holgada de colores claros.
  6. Aumentá el consumo de frutas y verduras.
  7. Los bebés de 6 meses o menos no deben ser expuestos al sol. Tampoco se les puede colocar ningún tipo de protección solar.

Los síntomas más comunes de un golpe de calor son: dolor de cabeza, náuseas, mareos, confusión, piel enrojecida, caliente o seca, fiebre muy alta. Si una persona presenta alguno de los síntomas mencionados se recomienda llevarla a un lugar fresco, donde no esté expuesta directamente al sol, darle agua fresca, mojar la ropa con agua y colocarle una bolsa de hielo en la cabeza. Si no mejora o empeora, es conveniente llamar al servició médico para que brinde asistencia.

Los bebés y niños, los adultos mayores de 65 años, las personas embarazadas y quienes tienen alguna enfermedad crónica son considerados grupos de riesgo y más vulnerables a sufrir golpes de calor.

 


epoc-2.jpg

17 noviembre, 2021 ConsejosNovedadesPrevención

El tercer miércoles de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Prevención de la EPOC, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica que causa más de 3 millones de muertes cada año. Esta enfermedad, prevenible y tratable, está entre las tres principales causas de fallecimiento en el mundo.

La EPOC es causada especialmente por la exposición al tabaco (ya sea fumador activo o pasivo), por la contaminación del aire y la exposición a humos y productos químicos, entre otros factores. También corren más riesgos de contraer la enfermedad las personas que nacieron prematuras y las que padecieron asma o infecciones respiratorias frecuentes en la infancia.

Esta enfermedad se caracteriza porque los bronquiolos sufren daños y se restringe el intercambio de gases; las vías respiratorias se estrechan, obstruyen o inflaman y los pulmones pueden destruirse parcialmente. Las consecuencias de la EPOC son: falta de aire, tos crónica (a menudo con esputo) y/o cansancio. Cuanto más grave es la enfermedad, más difícil es para el paciente realizar ciertas actividades cotidianas, debido a la disnea o falta de aire.

Aunque la EPOC no tiene cura, es una enfermedad tratable. Cuando se detecta precozmente, se puede frenar o retrasar el agravamiento de los síntomas. Para confirmar el diagnóstico, el médico debe realizar una espirometría, un estudio sencillo que prueba el funcionamiento de los pulmones. Es de vital importancia que una persona fumadora diagnosticada con EPOC trate de abandonar el cigarrillo, ya que este hábito empeora los síntomas y acelera la progresión de la enfermedad.

Para prevenir la EPOC es importante:

  • No fumar o dejar de hacerlo
  • Practicar actividad física regularmente
  • Vacunarse contra la gripe, neumonía y COVID-19

Fuente: OMS


closeup-measuring-tape_53876-33650.jpg

Según la World Heart Federation, la obesidad es una de las tres mayores enfermedades crónicas del mundo y tiene un impacto económico similar al de las guerras y el tabaco. En la Argentina, se considera que ya adquirió proporciones epidémicas.

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y los ataques cerebrovasculares, así como varios tipos de cáncer. Solo en nuestro país, la mala alimentación se traduce en 140 mil muertes al año.
Los especialistas afirman que la obesidad debe ser tratada como una enfermedad y subrayan la importancia de llevar a cabo intervenciones tempranas en los niños, modificando sus hábitos de alimentación y sus patrones de actividad física. Es preciso disminuir la exposición de los niños y adolescentes a la comida ultraprocesada y fomentar el consumo de frutas y verduras, además del ejercicio diario, para evitar el sobrepeso y la obesidad.

El consumo de azúcares, sodio y grasas saturadas de la Argentina supera los niveles recomendados por la OMS. En ese sentido la reciente aprobación de la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos es un gran paso a favor de la educación alimentaria ya que obliga a las empresas alimenticias a alertar con un sello identificatorio sobre los excesos de sodio, azúcar o grasas saturadas de sus productos. Además, deberán informar si un producto contiene proteína o edulcorantes artificiales para desalentar su consumo en todas las edades, especialmente en los más pequeños, ya que son perjudiciales para su salud.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud (OPS)


20211029_093731-1200x675.jpg

1 noviembre, 2021 ConsejosPrevenciónSalud

El pasado viernes 29 de octubre, los principales monumentos y edificios históricos del país se iluminaron de rojo para concientizar a la población sobre la importancia de saber identificar los síntomas de ACV y actuar con velocidad.

El viernes por la mañana, unidades móviles de distintas empresas de emergencias médicas -entre las que estuvo Acudir– se reunieron en el Planetario Galileo Galilei convocadas por la Fundación ENERI, el Instituto Médico ENERI y la Clínica Sagrada Familia, para brindar información a través de distintos medios de comunicación y concientizar a la población acerca de la importancia de reconocer los síntomas de un Accidente cerebrovascular, actuar con velocidad y llamar al servicio de emergencias para  activar el protocolo de atención de pacientes con ACV.

Por la tarde, en el mismo lugar, hubo distintas actividades que apuntaron a la prevención de ACV con puestos saludables donde las personas podían tomarse la presión arterial, realizarse un electro o hacer actividad física. Acudir estuvo a cargo de la Estación RCP, donde los instructores del Centro de Capacitación y Entrenamiento Acudir enseñaron la técnica correcta de RCP en adultos y lactantes a todas las personas interesadas que se acercaron.

Durante la noche, varios invitados participaron la una proyección en el Planetario que invitó a conocer el interior del cerebro. A su vez, el DJ Fer Palacio transmitió un show en vivo a través de YouTube bajo el lema “Baila y divertite. Mantenerte en movimiento ayuda a prevenir un ACV”.

Con el compromiso diario de salvar vidas, Acudir Emergencias Médicas se sumó una vez más a la concientización sobre el Ataque Cerebro Vascular (ACV). Es muy importante entender que cada segundo que transcurre desde el reconocimiento de los síntomas de un ACV y la activación del sistema sanitario hasta su tratamiento definitivo determinará el pronóstico del paciente.

El ACV es una de las principales causas de mortalidad global y la primera causa de discapacidad en el mundo. Hace más de cuatro años, Acudir –como eslabón de la cadena de atención en el sistema sanitario, y específicamente en al ámbito pre hospitalario, desarrolló el Protocolo STROKE. Este Protocolo se articula con los financiadores del sistema sanitario y con los efectores finales (hospitales, sanatorios, clínicas) y permite desarrollar una práctica médica con los más altos estándares de calidad, que se traducen en una franca disminución de la tasa morbi mortalidad de nuestros pacientes”, explica el Dr. Agustín Apesteguía, Director Médico de Acudir.

El   desarrollo   del   Protocolo   se   basa   fundamentalmente   en   una   etapa   de concientización  para  generar  un  pronto reconocimiento de los síntomas del ACV en la población y, de esta manera, poder activar precozmente el Servicio de Emergencias Médicas. “En este punto es donde articulamos la atención sistematizada con todos los actores sanitarios intervinientes, reduciendo el tiempo entre el inicio de los síntomas y el tratamiento efectivo. Todo esto lo pudimos reflejar y plasmar en múltiples artículos publicados en revistas científicas internacionales, como así también en congresos del mismo alcance”, revela el Dr. Apesteguía.

Gracias a este Protocolo Stroke, en el año 2019, Acudir Emergencias  Médicas recibió el Premio a  la  Calidad en la Atención otorgado por Consenso Salud. “Sin dudas, lo más gratificante para todo nuestro equipo de trabajo es saber que motivamos a nuestros pares a desarrollar trabajos similares, lo cual se traducirá seguramente en un amplio beneficio en la salud de toda la sociedad en general”, concluye el Director Médico de Acudir.

Actúa con Velocidad: La campaña de concientización para la comunidad

La Campaña “Actúa con Velocidad” se basa en dos ejes clave. Por un lado, el reconocimiento de los síntomas de un ACV y, por otro, el llamado inmediato al servicio de emergencias para activar el protocolo de atención.

Los síntomas más evidentes son:

  • Un lado de la cara o boca se ve desviado
  • Habla con dificultad o poca claridad
  • No tiene fuerzas en los brazos, no puede mantener ambos brazos elevados

Ante cualquiera de estos síntomas es necesario llamar con urgencia al 107 o al servicio de emergencias de su obra social o prepaga.

20211029_081522
20211029_082720
20211029_085601
20211029_085955
20211029_152542
20211029_165613
20211029_170000
20211029_170509
20211029_172108
20211029_172841
20211029_180400
20211029_180511
20211029_183006
20211029_184252
WhatsApp Image 2021-10-29 at 10.41.18

 


mujer-ojos-consultar_23-2148919986.jpg

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mil millones de personas en todo el mundo padecen deficiencias visuales por no realizar controles ni recibir la atención necesaria. A su vez, la OMS indica que hasta un 80% de los casos de ceguera se pueden evitar, ya sea porque son consecuencia de una enfermedad prevenible o porque los avances médicos posibilitan brindar tratamientos que recuperen o frenen la pérdida de visión.

Entre las patologías visuales más comunes, se destacan:

  • Miopía: dificultad para ver de lejos.
  • Hipermetropía: dificultad para ver de cerca.
  • Astigmatismo: visión borrosa debido a una curvatura anormal de la córnea.
  • Glaucoma: aumento de la presión en el globo ocular.
  • Cataratas: opacidad de la lente natural o cristalino, que causa visión borrosa.
  • Retinopatía diabética: complicación de los pacientes diabéticos que causa daño en los vasos sanguíneos del tejido ubicado en la retina.

Hoy en día, la mayoría de estos trastornos visuales se pueden tratar con excelentes resultados mediante cirugías, tratamientos con láser, medicación o lentes recetados. Para evitar la progresión de la pérdida de la visión o prevenirla es aconsejable visitar a un especialista en oftalmología al menos una vez al año. También se recomienda prestar atención a algunos síntomas que pueden indicar la presencia de un problema visual, especialmente en niños, adultos mayores o pacientes diabéticos. Las señales de alerta son:

  • Visión borrosa, de cerca o de lejos
  • Dolor frecuente de cabeza
  • Fatiga o cansancio visual
  • Ojos llorosos o lagrimeo excesivo
  • Dificultad para leer letras pequeñas o realizar trabajos manuales
  • Fotosensibilidad
  • Ojos rojos o hinchados
  • Dificultad para hacer foco a la hora de leer
  • Visión doble

En el caso de los niños, hay que observar si se frota mucho los ojos, si fuerza la vista (entrecierra los ojos para ver algo); si se acerca los objetos o se lleva cosas por delante frecuentemente. La prevención temprana es fundamental para evitar problemas en el mediano o largo plazo.

Es importante evitar el cansancio visual, tomarse pequeños descansos cuando se lee mucho (los estudiantes, por ejemplo) o cuando se trabaja muchas horas frente a algún dispositivo electrónico como computadora o celular.

Fuentes:

The Internationa Agency for the Prevention of Blindess (IAPB)
Consejo Argentino de Oftalmología (CAO)


seniors.jpg

20 septiembre, 2021 NoticiasPrevención

El Alzheimer es la forma más común de demencia. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa irreversible que, entre otras cosas, deteriora la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Afecta generalmente a los adultos mayores, pero también puede aparecer en edades tempranas.

Si bien no hay forma de prevenir el Alzheimer, algunos hábitos saludables podrían reducir o retrasar el deterioro cognitivo y el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Son muchas las cosas que podemos hacer para tener una mejor calidad de vida y reducir no solo el riesgo de Alzheimer, sino también de otras enfermedades no transmisibles, como diabetes o hipertensión arterial. Los 6 factores más relevantes son:

  1. Realizar actividad física regularmente. Se puede caminar, nadar o andar en bicicleta al menos 30 minutos al día. Son actividades de bajo impacto que hacen la diferencia.
  2. Llevar una alimentación sana y equilibrada. Incluir variedad de frutas, verduras, legumbres, cereales, pescados; apostar por las comidas caseras, reducir el consumo de azúcares y harinas refinadas.
  3. Tener una vida social activa. Fomentar el vínculo con otras personas es positivo para la salud mental.
  4. Mantener el cerebro activo a toda edad. Aprender un idioma, realizar cursos, ejercitar la memoria, hacer cálculos matemáticos mentales, completar crucigramas, son desafíos que permiten desarrollar nuestras capacidades cognitivas.
  5. Cuidar el corazón. Controlar periódicamente la tensión arterial y el colesterol es importante. Un corazón saludable colabora con el buen funcionamiento del cerebro.
  6. No fumar o dejar de hacerlo.

Para mejorar las funciones cognitivas es importante romper con las rutinas y exponerse a cambios. Por ejemplo, modificar un recorrido o aprender un nuevo oficio, son pequeñas formas de estimular el cerebro.

Fuente:
Federación Argentina de Cardiología
Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer


SEPSISS.jpg

La sepsis es un asesino silencioso”, asegura el Dr. Adolfo Savia, Coordinador Médico de Acudir. Y agrega que se trata de “una infección que no puede ser controlada y que, a pesar de ser poco conocida, es una causa fundamental de morbi-mortalidad”.

Los datos lo avalan: Se producen 47 millones de casos y, al menos, 11 millones de muertes cada año. Una de cada 5 personas en todo el mundo muere por causas asociadas a la sepsis. Es la primera causa de muerte en hospitales y la mitad de los pacientes que sobreviven sufren secuelas físicas y psicológicas a largo plazo.

La sepsis es una disfunción orgánica potencialmente mortal causada por una respuesta desregulada del huésped a la infección. Es fundamental reconocer y tratar rápidamente esa infección.

Si la sepsis es tratada dentro de las primeras 4 horas, el paciente tiene 50% de chances de sobrevida. Después de 12 horas, las chances de sobrevida no superan el 15%.

Cualquiera puede tener sepsis, pero hay ciertos grupos de riesgo, como las personas con enfermedades crónicas y/o sistema inmunológico debilitado (SIDA, diabetes), quienes no tienen bazo, los adultos mayores de 60 y los bebés menores de 1 año.

Las causas más comunes de sepsis son:

  • Meningitis
  • Infección de piel y tejidos blandos
  • Infección relacionada a catéter
  • Infección del tracto urinario
  • Neumonía
  • Infección del torrente sanguíneo
  • Infección abdominal (apendicitis, diarrea infecciosa, infecciones de la vesícula)

Las claves para sobrevivir a la sepsis son una consulta rápida que permita reconocerla y administrar precozmente los antibióticos dentro de la primera hora del contacto médico, así como realizar los estudios que sean necesarios y las medidas de resucitación adecuadas”, explica el Dr. Savia.

Algunos síntomas que indican que se podría estar atravesando una sepsis:

  • Escalofríos, dolor muscular y fiebre
  • Orinar poco en el día
  • Piel pálida o moteada
  • Dificultad para respirar
  • Confusión o sensación de que se va a morir

Ante cualquiera de estos síntomas, urge comunicarse con el sistema de salud. El tiempo es clave.


lactancia_maternaa.jpg

Todos los años, del 1 al 7 de agosto, se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna con el fin de concientizar sobre los beneficios de esta práctica tanto para los bebés como para las madres.  Se ha comprobado que la lactancia materna mejora la supervivencia de los recién nacidos y los ayuda en su desarrollo. La leche materna transmite anticuerpos que aumentan las defensas del bebé y lo protegen contra enfermedades comunes de la primera etapa de vida. Además, la lactancia fortalece el vínculo afectivo entre madre e hijo y contribuye a la seguridad y estabilidad emocional del bebé.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan comenzar la lactancia materna dentro de la hora siguiente al nacimiento y mantenerla como alimento exclusivo de los bebés en sus primeros 6 meses de vida. Luego se puede continuar con la lactancia hasta los 2 años y complementar con alimentos adecuados que aporten nutrientes.

Lactancia materna y COVID-19

Según la OMS, no se ha detectado que el COVID-19 se transmita a través de la leche materna ni el amamantamiento, por lo que no existen motivos para evitar o interrumpir la lactancia. Por otra parte, se considera que los beneficios de la lactancia materna superan sustancialmente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19.

De todas formas, para una lactancia segura se recomienda

  • Lavarse las manos con agua y jabón o alcohol al 70% antes de tocar al bebé.
  • Cubrirse la boca y la nariz con el pliegue interno del codo o con un pañuelo y posteriormente lavarse las manos.
  • En caso de ser positivo de COVID, o tener sospechas de serlo, se recomienda utilizar tapaboca o barbijo cuando se está con el bebé, incluso durante el amamantamiento. Vale recordar que los niños menores a dos años no deben usar mascarilla.
  • Si la madre está demasiado enferma para amamantar a su bebé debido al COVID-19 o a otras complicaciones, debería recibir ayuda para utilizar el sacaleches o considerar la opción de utilizar leche materna de donantes. Si nada de esto es posible, se debe recurrir a la lactancia artificial, siempre cuidando que el producto sea seguro y se prepare correctamente.

Por último, es importante destacar que la vacuna contra COVID-19 está recomendada para las personas sanas que están amamantando. Dado que ninguna de las vacunas que se utilizan contienen el virus vivo, no existe riesgo de transmisión, por lo que las madres podrán amamantar apenas vacunadas.

Fuentes:
Organización Panamericana de la Salud
Organización Mundial de la Salud


diseno-carteles-hepatitis-day-ilustracion-vectorial_51549-41-1.jpg

La hepatitis es la inflamación del hígado, un órgano vital ubicado en la parte superior derecha del área del estómago que procesa los nutrientes y ejerce una función desintoxicante. Cuando el hígado está inflamado o dañado, su función puede verse afectada. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 12 personas en el mundo viven con hepatitis B o hepatitis C.

La hepatitis puede ser provocada por células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado, por infecciones por virus (como las hepatitis A, B o C), por el daño hepático causado por alcohol o tóxicos; o por efecto de los medicamentos. Puede comenzar y mejorar rápidamente, aunque también puede volverse una enfermedad prolongada. En algunos casos, puede llevar a daño hepático, insuficiencia hepática o incluso cáncer de hígado.

La mayoría de las veces las hepatitis no producen síntomas y la enfermedad pasa inadvertida por lo que sólo puede ser diagnosticada por medio de un análisis de sangre.

Por otro lado, si bien existen vacunas para prevenir hepatitis A y B, que forman parte del Calendario Nacional de Vacunación, hay que recordar que no existe la vacuna contra la hepatitis C.

En detalle, en la hepatitis A el virus abandona el organismo a través de las evacuaciones. Si las personas infectadas no se lavan las manos después de usar el baño pueden transportar el virus en las manos y contaminar cualquier cosa que toquen (alimentos, agua y otras personas). La hepatitis A generalmente es de corta duración y no conduce a problemas hepáticos crónicos.

Los síntomas más comunes son: Cansancio, náuseas o vómitos, falta de apetito, fiebre superior a 38°, dolor debajo de las costillas, del lado derecho del área del estómago. También pueden aparecer otros síntomas como orina de color oscuro, evacuaciones de color claro, ictericia y   comezón en la piel.

Como medidas de prevención pueden mencionarse el lavado de manos después de ir al baño, cambiar pañales y tocar basura o ropa sucia; y antes de preparar alimentos y comer; vacunarse contra la hepatitis A, no beber leche no pasteurizada ni consumir alimentos hechos con leche no pasteurizada; lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas; cocinar bien la carne y los mariscos; cocinar los huevos hasta que la yema quede firme; lavarse las manos y utensilios y tablas de cortar si estuvieron en contacto con alimentos crudos.

En la mayoría de los casos de este tipo de hepatitis, la infección desaparece por sí sola y las siguientes medidas pueden hacer que el hígado sane:

-Descansar mucho. Se recomienda que la personas no se reincorpore a las tareas hasta que la fiebre haya desaparecido, haya recuperado el apetito, y la piel y ojos ya no estén amarillos.

-Evitar beber alcohol.

-Evitar medicamentos, según las recomendaciones del médico.

En tanto, la hepatitis B es causada por un virus transmitido por medio de los fluidos corporales de las personas. Esto puede suceder de varias maneras, por ejemplo, al tener relaciones sexuales, compartir agujas, cepillos de dientes, máquinas de afeitar con filo u otros objetos personales con una persona infectada. También puede ser transmitida de madre a bebé durante el embarazo. La hepatitis B no se transmite por medio del agua o la comida, ni tampoco por estornudar, abrazar, toser.

Los síntomas son similares a los de una gripe. La mayoría de las personas que tienen hepatitis B mejoran en un plazo aproximado de 6 meses, pero 1 de cada 20 adultos desarrolla una hepatitis B crónica.

Las personas con hepatitis B no tienen síntomas y no saben que están infectadas, pero con el transcurso del tiempo, la enfermedad puede provocar cirrosis, inflamación en el estómago y las piernas y acumulación de líquido en los pulmones, entre otros síntomas.

Asimismo, en la mayoría de este tipo de infecciones, no es necesario un tratamiento y si se tiene hepatitis crónica, es decir que el virus no desaparece al cabo de 6 meses, el médico podría recetar medicamentos.

En el caso de la hepatitis C, el virus se transmite principalmente a través del contacto de sangre con sangre y, de manera similar a la hepatitis B, con frecuencia no hay síntomas pero si están presentes también son parecidos. Para la hepatitis C no hay vacuna y las personas pueden llevar una vida normal con los controles médicos necesarios.
Cuándo consultar

Para detectar hepatitis es necesario un examen de laboratorio. Una persona debe evaluar solicitar el análisis para detectar la hepatitis B-C si estuvo expuesta a alguna de estas situaciones:

– Si tuvo relaciones sexuales sin preservativo.

-Si vive con alguna persona que tiene hepatitis B o C, dado que es más frecuente o probable compartir objetos cortopunzantes que pueden aumentar las posibilidades de infección.

-Si tuvo o tiene alguna infección de transmisión sexual.

-Si se realizó alguna vez hemodiálisis.

-Si alguna vez compartió elementos en el consumo de drogas inyectables e inhalatorias.

-Si recibió donación de sangre u órganos antes de 1994.

-Si tiene VIH, para evaluar una posible coinfección.

Lograr mayor conciencia, prevención, atención, apoyo y acceso al tratamiento es el objetivo del Día Mundial de la Hepatits que se conmemora cada 28 de julio en pos de erradicar estas enfermedades del planeta.

*Fuente: Consenso Salud

Acudir Emergencias Médicas 2021. Todos los derechos reservados.