fbpx


Blog

CLASSIC LIST

mujer-ojos-consultar_23-2148919986.jpg

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mil millones de personas en todo el mundo padecen deficiencias visuales por no realizar controles ni recibir la atención necesaria. A su vez, la OMS indica que hasta un 80% de los casos de ceguera se pueden evitar, ya sea porque son consecuencia de una enfermedad prevenible o porque los avances médicos posibilitan brindar tratamientos que recuperen o frenen la pérdida de visión.

Entre las patologías visuales más comunes, se destacan:

  • Miopía: dificultad para ver de lejos.
  • Hipermetropía: dificultad para ver de cerca.
  • Astigmatismo: visión borrosa debido a una curvatura anormal de la córnea.
  • Glaucoma: aumento de la presión en el globo ocular.
  • Cataratas: opacidad de la lente natural o cristalino, que causa visión borrosa.
  • Retinopatía diabética: complicación de los pacientes diabéticos que causa daño en los vasos sanguíneos del tejido ubicado en la retina.

Hoy en día, la mayoría de estos trastornos visuales se pueden tratar con excelentes resultados mediante cirugías, tratamientos con láser, medicación o lentes recetados. Para evitar la progresión de la pérdida de la visión o prevenirla es aconsejable visitar a un especialista en oftalmología al menos una vez al año. También se recomienda prestar atención a algunos síntomas que pueden indicar la presencia de un problema visual, especialmente en niños, adultos mayores o pacientes diabéticos. Las señales de alerta son:

  • Visión borrosa, de cerca o de lejos
  • Dolor frecuente de cabeza
  • Fatiga o cansancio visual
  • Ojos llorosos o lagrimeo excesivo
  • Dificultad para leer letras pequeñas o realizar trabajos manuales
  • Fotosensibilidad
  • Ojos rojos o hinchados
  • Dificultad para hacer foco a la hora de leer
  • Visión doble

En el caso de los niños, hay que observar si se frota mucho los ojos, si fuerza la vista (entrecierra los ojos para ver algo); si se acerca los objetos o se lleva cosas por delante frecuentemente. La prevención temprana es fundamental para evitar problemas en el mediano o largo plazo.

Es importante evitar el cansancio visual, tomarse pequeños descansos cuando se lee mucho (los estudiantes, por ejemplo) o cuando se trabaja muchas horas frente a algún dispositivo electrónico como computadora o celular.

Fuentes:

The Internationa Agency for the Prevention of Blindess (IAPB)
Consejo Argentino de Oftalmología (CAO)


SEPSISS.jpg

La sepsis es un asesino silencioso”, asegura el Dr. Adolfo Savia, Coordinador Médico de Acudir. Y agrega que se trata de “una infección que no puede ser controlada y que, a pesar de ser poco conocida, es una causa fundamental de morbi-mortalidad”.

Los datos lo avalan: Se producen 47 millones de casos y, al menos, 11 millones de muertes cada año. Una de cada 5 personas en todo el mundo muere por causas asociadas a la sepsis. Es la primera causa de muerte en hospitales y la mitad de los pacientes que sobreviven sufren secuelas físicas y psicológicas a largo plazo.

La sepsis es una disfunción orgánica potencialmente mortal causada por una respuesta desregulada del huésped a la infección. Es fundamental reconocer y tratar rápidamente esa infección.

Si la sepsis es tratada dentro de las primeras 4 horas, el paciente tiene 50% de chances de sobrevida. Después de 12 horas, las chances de sobrevida no superan el 15%.

Cualquiera puede tener sepsis, pero hay ciertos grupos de riesgo, como las personas con enfermedades crónicas y/o sistema inmunológico debilitado (SIDA, diabetes), quienes no tienen bazo, los adultos mayores de 60 y los bebés menores de 1 año.

Las causas más comunes de sepsis son:

  • Meningitis
  • Infección de piel y tejidos blandos
  • Infección relacionada a catéter
  • Infección del tracto urinario
  • Neumonía
  • Infección del torrente sanguíneo
  • Infección abdominal (apendicitis, diarrea infecciosa, infecciones de la vesícula)

Las claves para sobrevivir a la sepsis son una consulta rápida que permita reconocerla y administrar precozmente los antibióticos dentro de la primera hora del contacto médico, así como realizar los estudios que sean necesarios y las medidas de resucitación adecuadas”, explica el Dr. Savia.

Algunos síntomas que indican que se podría estar atravesando una sepsis:

  • Escalofríos, dolor muscular y fiebre
  • Orinar poco en el día
  • Piel pálida o moteada
  • Dificultad para respirar
  • Confusión o sensación de que se va a morir

Ante cualquiera de estos síntomas, urge comunicarse con el sistema de salud. El tiempo es clave.


fibromialgia.jpg

12 mayo, 2021 NoticiasSalud

La fibromialgia fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1992 como una enfermedad de reumatismo no articular. Se la llama Síndrome de Fibromialgia porque abarca un conjunto de síntomas que ocurren al mismo tiempo:  malestar y dolor en el cuerpo, cansancio extremo y problemas para dormir, entre otros.

Si bien se desconoce su causa, algunos estudios han demostrado que el cerebro de una persona con fibromialgia no procesa el dolor de la misma forma que una persona sin este síndrome. Los niveles bajos de serotonina y norepinefrina –dos neurotransmisores cerebrales- causan una sensibilidad mayor al dolor y ese sería uno de los motivos por los que, quienes padecen fibromialgia, sienten dolor ante estímulos que no suelen ser dolorosos para otras personas. Además, presentan mayor sensibilidad a las temperaturas extremas, los ruidos y las luces brillantes, siempre en comparación con personas sin fibromialgia.

El Síndrome de Fibromialgia afecta a más mujeres que hombres y es más común en personas con obesidad y/o fumadoras. También tienen mayor tendencia a desarrollar la enfermedad quienes presentan alguna otra condición reumática como artritis o lupus o tienen algún familiar cercano con fibromialgia.

Síntomas de la fibromialgia

Entre los síntomas más comunes se destaca el dolor crónico durante períodos prolongados. Lo pueden sentir en todo el cuerpo o en lugares localizados como la espalda o las piernas. Algunas personas sienten un malestar muscular profundo, como si los músculos latieran o se quemaran.

La fatiga crónica sin causa aparente y que no mejora con el descanso es otro síntoma frecuente. Esta fatiga puede ser más intensa durante las mañanas. También pueden sufrir alteraciones en el sueño, ya sea dificultad para dormirse o despertarse varias veces durante la noche.

Otros síntomas asociados a la fibromialgia son: problemas de memoria, cambios de humor, dolores de cabeza frecuentes, períodos menstruales dolorosos, entumecimiento u hormigueo en las extremidades, sensibilidad a las luces o los ruidos, depresión o ansiedad, entre otros.

Esta multiplicidad de síntomas, en el mediano o largo plazo, afecta la calidad de vida de las personas con fibromialgia en todos los aspectos, incluyendo el laboral y social.

¿Cómo se diagnostica?

La fibromialgia es difícil de diagnosticar. Esto se debe, por un lado, a la diversidad de síntomas que manifiestan los pacientes y, por otro, a que resulta indetectable por análisis de laboratorio, radiografías o biopsias. En estos casos, el examen clínico es fundamental para llegar al diagnóstico. Se puede pensar en fibromialgia cuando el paciente presenta una historia de dolor generalizado de al menos 3 meses de duración, en combinación con sensibilidad en 11 o más de los 18 puntos sensitivos.

La fibromialgia es crónica y no hay ningún tratamiento curativo hasta el momento. Con acceso a información de calidad y abordaje multidisciplinario, cada persona podrá encontrar un tratamiento acorde a sus necesidades para aliviar los síntomas y mejorar su calidad de vida.

Es recomendable realizar actividades aeróbicas moderadas, ejercicios para fortalecer los músculos y/o ejercicios de estiramiento y flexibilidad, como el yoga. La terapia cognitivo-conductual, la meditación o relajación, la musicoterapia y la kinesiología son otras de las disciplinas que ayudan a quienes tienen fibromialgia.

Fuentes:

  • Instituto de Neurología Cognitiva (INECO)
  • Oficina para la Salud de la Mujer (OWH)

parkinson.jpg

9 abril, 2021 NovedadesSalud

El 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson en homenaje al nacimiento de James Parkinson, médico inglés que describió por primera vez los síntomas de esta enfermedad.

La enfermedad del Parkinson es la segunda patología neurodegenerativa más común después del Alzheimer y se diagnostica con más frecuencia en personas mayores de 65 años. Si bien todavía se desconocen sus causas, entre el 15 y 25% de los afectados tienen antecedentes familiares. La edad, el sexo -se diagnostican más hombres que mujeres- y algunas condiciones ambientales también podrían aumentar el riesgo de enfermarse.

En los pacientes con Parkinson, lo que falla es la producción de dopamina – la llamada “hormona de la felicidad”-, un neurotransmisor que, entre otras funciones, es responsable de ayudar a los movimientos del cuerpo y regular el estado de ánimo. Cuando la dopamina está ausente, las funciones motoras y no motoras empiezan a fallar.

Aunque los síntomas pueden diferir de una persona a otra, hay algunas señales de alerta:

  1. Temblores: Los temblores en las manos, mentón o labios son signos habituales y tempranos de Parkinson. Hay que tener en cuenta que sentir temblores en ciertas situaciones (por ejemplo, después de realizar ejercicio) es normal y no debe ser algo preocupante.
  2. Lentitud en los movimientos: La bradicinesia es muy común en pacientes con Parkinson. Con el avance de la enfermedad, ciertos movimientos habituales, como caminar, se vuelven más lentos y complicados. Levantarse de una silla puede resultar algo titánico.
  3. Rigidez muscular: Este síntoma es frecuente en pacientes con enfermedades inflamatorias como artritis o artrosis. Si presenta rigidez en cualquiera de sus músculos, siente limitados sus movimientos y descartó otro tipo de enfermedad, debería prestar atención.
  4. Falta de equilibrio: La pérdida de equilibrio o las dificultades para mantenerse erguido (la postura se vuelve encorvada) pueden ser consecuencia del Parkinson.
  5. Inexpresividad facial: Le cuesta sonreír, parpadear o tiene cara de enojado aunque no se sienta así. Si no está tomando ningún medicamento que produzca este efecto colateral, debería consultar a un médico.
  6. Voz baja: Si su voz es más baja, su tono es monocorde o si se muestra dubitativo al hablar es recomendable consultar con un profesional.
  7. Dificultad para escribir: Un cambio repentino en la manera de escribir a mano (la letra es más chica y las palabras se ven más juntas) puede ser síntoma de Parkinson.

Si alguno de estos signos se manifiesta de forma aislada no hay motivo de preocupación. Por el contrario, si presenta dos o más de los síntomas enumerados debería consultar con un médico.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa y progresiva que aún no tiene cura. El diagnóstico temprano permite brindarle al paciente un tratamiento que retrase el avance de la enfermedad y, como consecuencia, ofrezca una mejor calidad de vida al paciente y su entorno.

 

Fuente:  Parkinson’s Foundation


consulta-profesional-ginecologo-tratamiento-aparato-reproductor-femenino_151013-16837.jpg

El cáncer de cuello uterino se produce en las células del cuello uterino, que es la parte inferior del útero conectada a la vagina. Comienza cuando las células sanas del cuello uterino desarrollan cambios (mutaciones) en su ADN. En ese ADN se encuentran las instrucciones que le dicen a una célula qué hacer. En este caso, las mutaciones les dicen a las células que crezcan y se multipliquen fuera de control; entonces se acumulan formando una masa o tumor que –en estadios muy avanzados- pueden diseminarse a otras partes del cuerpo, lo que se conoce como metástasis.

En etapas tempranas, el cáncer de cuello uterino, generalmente, no produce signos ni síntomas. Por eso se recomienda realizar controles ginecológicos a partir de los 21 años o desde los 3 años posteriores al inicio de las relaciones sexuales: Una prueba de Papanicolaou puede detectar células anormales en el cuello uterino, incluidas células cancerosas y células que muestran cambios que aumentan el riesgo de cáncer cervical. Será el médico o médica quien evaluará si se han dado situaciones de riesgo especiales que requieran otro tipo de estudios complementarios.

Para prevenir el riesgo de contraer cáncer de cuello uterino es importante:

  • Que todas las niñas y niños de 11 años reciban la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH). Esta vacuna forma parte del Calendario Nacional del Vacunación y reduce el riesgo de infección por VPH, una de las principales causas de cáncer de cuello.
  • Usar preservativo en todas las relaciones sexuales.
  • No fumar o dejar de hacerlo.

Cuando el cáncer de cuello uterino está en estadios un poco más avanzados, puede presentar alguno de los siguientes síntomas:

  • Sangrado vaginal después de las relaciones sexuales, entre períodos o después de la menopausia.
  • Flujo vaginal acuoso y con sangre, que puede ser abundante y tener un olor fétido.
  • Dolor pélvico o dolor durante las relaciones sexuales.

Según la estadificación de la lesión cancerígena puede realizarse tratamiento quirúrgico, requerir algún otro tratamiento como quimioterapia o radioterapia.


endometriosiss.jpg

14 marzo, 2021 NoticiasSalud

Muchísimas mujeres, en todo el mundo, tienen endometriosis, una patología que suele causar fuertes dolores –especialmente durante el período o cuando se mantienen relaciones sexuales-, menstruaciones abundantes y, en algunos casos, infertilidad.

Se diagnostica endometriosis cuando el tejido que recubre el interior del útero crece fuera de éste, afectando los ovarios, las trompas de Falopio y el tejido que recubre la pelvis. Cuando una persona tiene endometriosis, el tejido similar al endometrio aumenta su grosor y sangra con cada ciclo menstrual, pero no se elimina del cuerpo, sino que se acumula. Esto puede producir quistes en los ovarios, además de dolores pélvicos fuertes, que con el transcurso del tiempo pueden extenderse a la zona lumbar y aumentar en intensidad. Otros síntomas comunes que funcionan como signo de alerta son: Dolor durante o después de las relaciones sexuales; dolor al defecar u orinar; periodos menstruales abundantes, fatiga, diarrea, hinchazón o náuseas.

La principal complicación de la endometriosis es el deterioro de la fertilidad. Entre un 25 y un 50% de las mujeres con endometriosis tienen dificultad para quedar embarazadas. La endometriosis puede obstruir la trompa e impedir que el óvulo y el espermatozoide se unan.

Factores de riesgo y tratamiento

Si bien no hay una causa definida, algunos factores ponen a las mujeres en mayor riesgo de contraer endometriosis. Por ejemplo: no haber tenido partos o haber tenido embarazos después de los 30 años; haber menstruado a muy temprana edad; tener ciclos menstruales cortos, tener periodos menstruales largos, un bajo índice de masa corporal, tener antecedentes familiares de endometriosis o anomalías del aparato reproductor.

Puede ser una patología difícil de tratar, pero el diagnóstico temprano mejora el control de los síntomas, que podrían desaparecer temporalmente con el embarazo o por completo con la menopausia, a menos que la paciente esté tomando estrógeno.

Fuente: Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia (FASGO)


corazon-manos-mujer-sobre-fondo-color-fondo-san-valentin-14-febrero-amor_90380-2172.jpg

26 febrero, 2021 NovedadesSalud

Desde hace décadas, el trasplante de órganos es la única chance de sobrevida para pacientes con enfermedades crónicas irreversibles. En todo este tiempo, Argentina se ha convertido en un país referente en donación y trasplante de órganos para toda la región latinoamericana: En lo que va de este año 2021 se han realizado 209 trasplantes, aunque todavía hay cerca de 7.000 personas que esperan recibir un órgano para cambiar sus vidas.*

El trasplante de órganos y tejidos es posible no solo por el avance de la tecnología y la preparación de los profesionales que intervienen, sino también gracias a los donantes y sus familiares que, en un momento de profundo dolor, se comprometen y demuestran su empatía y solidaridad con otras personas que también están atravesando una situación angustiante y delicada.

Si bien la cantidad de personas que manifiestan su voluntad de ser donantes se incrementa año a año, es primordial continuar informando a la sociedad acerca de la importancia de dejar asentada esta voluntad. Aunque se trate de un tema muy sensible, es necesario transmitir a familiares y seres queridos nuestra voluntad de ser donantes; de esta forma, les quitaremos la presión de que tomen esa decisión en un momento tan duro.

En Argentina, la donación y el trasplante de órganos y tejidos se rige por la Ley 24.193, que desde el 22 de enero de 2006 incorporó las modificaciones introducidas por la Ley 26.066, también conocida como Ley de Donante Presunto. Esta normativa establece que toda persona capaz y mayor de 18 años pasa a ser donante de órganos y tejidos tras su fallecimiento, salvo que haya manifestado su oposición. En tanto, la negativa es respetada cualquiera sea la forma en que se haya expresado.

El acto de donación de órganos, en cuanto a su naturaleza jurídica, consiste en un derecho personalísimo. Expresar la voluntad respecto a la donación de órganos y tejidos es ejercer el derecho que tiene todo ciudadano de manifestar su deseo respecto al destino de sus órganos y tejidos después de su muerte. En todos los casos, la voluntad de donar debe expresarse por escrito, al igual que su revocatoria. De este modo, cada ciudadano puede decidir en vida acerca de la donación de órganos manifestando su voluntad afirmativa o su oposición. La Ley destaca que para la donación de órganos y tejidos provenientes de donantes cadavéricos quien debe disponer del cuerpo luego del fallecimiento es el mismo donante, reafirmando el principio de autonomía.

Manifestación de voluntad

Todas las personas mayores de 18 años pueden manifestar en forma expresa su voluntad afirmativa o negativa respecto a la donación de los órganos y tejidos de su propio cuerpo, a través de las siguientes vías: 1) Completando un Acta de Expresión de Voluntad en el INCUCAI, CUCAIBA, organismos jurisdiccionales o centros de expresión e información habilitados a tal fin. 2) Asentándolo en el DNI en el Registro Civil en ocasión de realizar algún trámite. 3) Sólo para expresar la negativa: enviando un telegrama gratuito a través del Correo Argentino al INCUCAI, el CUCAIBA u organismo jurisdiccional correspondiente, consignando la negativa a donar, nombre completo, DNI y fecha de nacimiento.

De no existir manifestación expresa ni a favor ni en contra, la ley presume que la persona es donante. En ese caso, en el momento de la muerte, el Incucai o el organismo responsable solicita testimonio a la familia sobre la última voluntad del fallecido respecto a la donación de sus órganos y tejidos. Sólo cuando la persona no haya dejado constancia expresa, los familiares directos son quienes dan cuenta de la voluntad respecto a la donación de órganos, y ésta debe condecir con la última voluntad del fallecido.

Hay muchos mitos alrededor de manifestar la decisión de donar, todos ellos infundados. Vale aclarar que quien se ocupa de certificar que una persona puede donar es el Equipo de Procuración de Incucai, integrado por profesionales capacitados y experimentados que se presentan cuando surge un potencial candidato.

*Cifras de la Central de Reportes y Estadísticas (CRESI) al 24/02/2021.

Fuentes:

  • INCUCAI
  • CUCAIBA
  • Ministerio de Salud de la Nación

megatlon.jpg

Megatlon y Acudir se unen como equipo para promover hábitos saludables y cuidar a las personas. La Red de Clubes con más de 30 sedes en el país tiene como objetivos mejorar la calidad de vida de las personas a través de la actividad física, el desarrollo de vínculos sociales y la promoción de hábitos saludables, basándose en valores como sinergia, innovación, profesionalismo, actitud de servicio y cuidado de las personas. En pos de esos objetivos, eligió a Acudir Emergencias Médicas para cuidar a sus socios y personal.

Con el fin de cumplir con su misión de salvar vidas, Acudir ofrece soluciones efectivas para las urgencias y emergencias médicas que pudieran ocurrir en instituciones deportivas, educativas, comercios, empresas y otros. Al contar con 21 Bases Operativas distribuidas en puntos estratégicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, garantiza rapidez en el arribo, lo que, sumado a la respuesta de profesionales médicos capacitados y unidades móviles equipadas con las últimas tecnologías, brinda al paciente la tranquilidad de sentirse en las mejores manos.

 

Además de ofrecer servicios de urgencias y emergencias médicas, traslados, asistencia médica domiciliaria, área protegida y cursos de capacitación, la compañía se destaca por hacer de la calidad su actitud, sin descuidar la calidez en la atención.

Por eso, son cada vez más las empresas que confían a Acudir Emergencias Médicas
el cuidado de su personal y clientes.


sonriente-mujer-hermosa-bebiendo-agua-botella-haciendo-deporte-manana-parque_285396-4388-e1611246858655.jpg

Llevar hábitos saludables es fundamental para prevenir enfermedades no transmisibles; es decir, aquellas que en gran medida se relacionan con la alimentación o el sedentarismo, como la Diabetes tipo II o las enfermedades cardiovasculares. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud no es solo la ausencia de enfermedad, sino que implica un bienestar físico, mental y social. Para alcanzar ese bienestar y mejorar nuestra calidad de vida es necesario adoptar conductas que nos beneficien.

Los hábitos no se modifican de un día al otro. Por eso es recomendable dar pequeños pasos y hacer cambios paulatinos: De esta forma, hay más posibilidades de sostenerlos en el tiempo. A continuación, compartimos algunos consejos para comenzar un cambio de vida:

  1. Tomar más agua: Lo ideal es beber 2 litros de agua cada día. Para facilitar la ingesta de líquido, un tip es poner alarmas en el teléfono a modo de recordatorio o tomar 8 vasos de agua distribuidos en distintos momentos (dos vasos por la mañana, dos al mediodía, otros dos por la tarde y dos por la noche).
  2. Llevar una alimentación balanceada: Una alimentación equilibrada debe incluir verduras, frutas, cereales, legumbres y proteínas. En este punto, la planificación es clave. ¿Sugerencias? Primero, es recomendable consultar con un nutricionista. Pero, para empezar, es bueno organizar un menú semanal, hacer una lista de compras y tratar de comer comida casera. Cocinar puede ser un plan entretenido y ayuda a evitar o disminuir el consumo de azúcares y alimentos ultraprocesados. También es recomendable moderar el consumo de alcohol.
  3. Sumar movimiento: Hacer actividad física 30 minutos al día es bueno para el cuerpo y la mente. Las personas que no están acostumbradas o que realizan tareas sedentarias, pueden aprovechar las distintas aplicaciones y gadgets que ayudan a controlar los movimientos. Para no abandonar es preciso encontrar una actividad que entusiasme; puede ser caminar, andar en bici, nadar, etc. Lo importante es lograr constancia y, si se desea, proponerse pequeños objetivos para ser consciente del progreso. Siempre consultar a un médico para que realice un apto físico e indique la mejor actividad de acuerdo con su estado.
  4. Tratar de decirle adiós al cigarrillo: Los beneficios de dejar de fumar son innumerables.
  5. Descansar de manera adecuada: Lo ideal de dormir de 6 a 8 horas diarias. Tratar de regular y mantener un buen ritmo de sueño es necesario para un mejor rendimiento en todas las actividades y para recuperarse tras realizar ejercicio.
  6. Hacer alguna actividad placentera: Esto queda a gusto y criterio de cada persona. Puede ser meditar, pintar, cantar o bailar. Cualquier cosa que permita relajar y desconectar o despejarse.

El cambio de hábitos es un proceso y lleva su adaptación: Habrá días mejores que otros. Por eso, hay que ser flexibles y aceptar que a veces se puede fallar. En esos casos, evitar sentir culpa, no abandonar, ser paciente y retomar los buenos hábitos son pasos necesarios para tener éxito en este nuevo camino.


cerrar-cubos-azucar-dados-ortografia-diabetes_13339-202520.jpg

11 noviembre, 2020 ConsejosPrevenciónSalud

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 422 millones de personas en el mundo tienen diabetes. Se calcula que, solo en América, son 62 millones de personas las que tienen diabetes*, pero más de la mitad no controla su enfermedad y entre un 30 y un 40% de personas aún no han sido diagnosticadas. Lo más alarmante es que, de acuerdo con estimaciones del Atlas de la Diabetes, para el año 2040 habrá 109 millones de personas con esta enfermedad en el continente.

La diabetes es una enfermedad crónica que, cuando está mal controlada, genera distintas complicaciones como ceguera, insuficiencia renal, úlceras y/o amputación de miembros,  enfermedad cardiovascular y mortalidad temprana. Además, en el actual contexto por la pandemia, las personas con diabetes son consideradas de riesgo porque pueden cursar cuadros más graves de COVID-19.

Se dice que una persona padece diabetes cuando el páncreas produce insulina insuficiente o cuando el organismo no la procesa bien. Este proceso ineficiente puede generar un elevado nivel de azúcar en sangre llamado hiperglucemia. Existen distintos tipos de diabetes:

  • La diabetes tipo 1 aparece generalmente en edades tempranas y se da cuando hay ausencia de síntesis de insulina.
  • La diabetes tipo 2 se origina cuando, como se menciona más arriba, el organismo no utiliza bien la insulina. Suele darse en la edad adulta.
  • La diabetes gestacional se desarrolla en mujeres embarazadas que padecen un aumento en el nivel de azúcar en sangre.

Llevar una alimentación saludable, que incluya frutas y verduras y evite las grasas saturadas, los azúcares refinados y los ultraprocesados; realizar actividad física regularmente; mantener un peso normal y evitar el cigarrillo contribuyen a la prevención de la diabetes tipo 2.

En el caso de las personas que ya han sido diagnosticadas, para evitar el avance de la enfermedad y sus complicaciones, será necesario:

  • Llevar un estilo de vida saludable
  • Realizar controles periódicos con un especialista
  • Controlar la glucemia
  • Tomar la medicación indicada por el profesional
  • Controlar la presión arterial
  • Controlar el colesterol
  • Cuidar los pies manteniendo una buena higiene, utilizando calzado adecuado y revisando periódicamente que no se formen lesiones.
*Dato del año 2014
Fuente: Organización Mundial de la Salud

Acudir Emergencias Médicas 2021. Todos los derechos reservados.