fbpx


Blog

CLASSIC LIST

ISO-Cal-Certif-Acudir-Final-2.jpg

16 agosto, 2021 NoticiasNovedades

Desde el año 2015, Acudir Emergencias Médicas ha certificado ininterrumpidamente sus procesos bajo la Norma Internacional ISO 9001. Recientemente, tras una auditoría externa a cargo de TÜV Rheinland -organismo de certificación e inspección especializado en todo tipo de servicios referidos a la calidad, la seguridad técnica y la protección en el sector Salud-, la compañía logró la recertificación de la Norma ISO 9001:2015 en todos los procesos operativos de los servicios de atención de emergencias y urgencias médicas, consultas médicas domiciliarias y traslados sanitarios en ambulancias y unidades de asistencia médica pre-hospitalaria de alta, mediana y baja complejidad para pacientes adultos, pediátricos y neonatos.

La recertificación incluye por primera vez la Video Consulta Médica (VCM), un servicio que Acudir incorporó en junio de 2020. Al respecto, el Dr. Agustín Apesteguía, Director Médico de Acudir, explica que “la inclusión de la VCM representó un gran desafío de planificación, implementación y evaluación para toda la compañía, que entendió este servicio como un complemento fundamental de la asistencia médica en los tiempos que corren, brindando acceso inmediato del paciente al Sistema de Salud. De esta manera, se acortan los tiempos de espera y se ofrecen, en muchos casos, soluciones y, primordialmente, contención”. “Contar con la aprobación de una mirada externa objetiva que evalúe la eficacia de todo el sistema de gestión de calidad de la compañía, tal como venimos desarrollando desde la primera certificación en 2015, nos motiva e impulsa a mantener la calidad de nuestros servicios y a seguir en la búsqueda de la mejora continua, con el objetivo de asegurar la satisfacción de nuestros clientes, superar sus expectativas y cumplir nuestra misión de salvar vidas, mejorando la salud de los pacientes y reduciendo la angustia de las personas involucradas en una situación de salud grave o imprevista”, asegura Pablo Rossetto, Gerente General de la compañía.

De esta forma, Acudir reafirma su compromiso con la salud y apuesta al crecimiento, brindando servicios de emergencias, urgencias, traslados, asistencia médica domiciliaria, video consulta, área protegida y cursos de capacitación, en un gran radio de cobertura, con el aval de certificaciones internacionales.


logo-vacunar-e1628192172142-1200x573.png

Vacunar, institución reconocida como líder en vacunación en todo el país, confió a Acudir el cuidado de sus pacientes y personal.

Fundada en el año 1993, Vacunar tiene más de 20 centros distribuidos en CABA y Gran Buenos Aires, que cumplen con la misión de prevenir enfermedades a través de las vacunas y ofrecer acceso a la salud a todas las personas. Además, cuenta con profesionales preparados para brindar atención personalizada de excelente nivel en cada uno de sus centros, siempre bajo estrictas normas de control.

Acudir Emergencias Médicas ofrece soluciones efectivas en urgencias, emergencias médicas, videoconsulta médica y capacitaciones para empresas, instituciones educativas, comercios y otros. Con 23 Bases Operativas ubicadas en puntos estratégicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, personal médico altamente capacitado y unidades móviles equipadas con las últimas tecnologías, la compañía garantiza velocidad en la respuesta y atención de calidad a cada uno de sus pacientes.


diseno-carteles-hepatitis-day-ilustracion-vectorial_51549-41-1.jpg

La hepatitis es la inflamación del hígado, un órgano vital ubicado en la parte superior derecha del área del estómago que procesa los nutrientes y ejerce una función desintoxicante. Cuando el hígado está inflamado o dañado, su función puede verse afectada. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 12 personas en el mundo viven con hepatitis B o hepatitis C.

La hepatitis puede ser provocada por células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado, por infecciones por virus (como las hepatitis A, B o C), por el daño hepático causado por alcohol o tóxicos; o por efecto de los medicamentos. Puede comenzar y mejorar rápidamente, aunque también puede volverse una enfermedad prolongada. En algunos casos, puede llevar a daño hepático, insuficiencia hepática o incluso cáncer de hígado.

La mayoría de las veces las hepatitis no producen síntomas y la enfermedad pasa inadvertida por lo que sólo puede ser diagnosticada por medio de un análisis de sangre.

Por otro lado, si bien existen vacunas para prevenir hepatitis A y B, que forman parte del Calendario Nacional de Vacunación, hay que recordar que no existe la vacuna contra la hepatitis C.

En detalle, en la hepatitis A el virus abandona el organismo a través de las evacuaciones. Si las personas infectadas no se lavan las manos después de usar el baño pueden transportar el virus en las manos y contaminar cualquier cosa que toquen (alimentos, agua y otras personas). La hepatitis A generalmente es de corta duración y no conduce a problemas hepáticos crónicos.

Los síntomas más comunes son: Cansancio, náuseas o vómitos, falta de apetito, fiebre superior a 38°, dolor debajo de las costillas, del lado derecho del área del estómago. También pueden aparecer otros síntomas como orina de color oscuro, evacuaciones de color claro, ictericia y   comezón en la piel.

Como medidas de prevención pueden mencionarse el lavado de manos después de ir al baño, cambiar pañales y tocar basura o ropa sucia; y antes de preparar alimentos y comer; vacunarse contra la hepatitis A, no beber leche no pasteurizada ni consumir alimentos hechos con leche no pasteurizada; lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas; cocinar bien la carne y los mariscos; cocinar los huevos hasta que la yema quede firme; lavarse las manos y utensilios y tablas de cortar si estuvieron en contacto con alimentos crudos.

En la mayoría de los casos de este tipo de hepatitis, la infección desaparece por sí sola y las siguientes medidas pueden hacer que el hígado sane:

-Descansar mucho. Se recomienda que la personas no se reincorpore a las tareas hasta que la fiebre haya desaparecido, haya recuperado el apetito, y la piel y ojos ya no estén amarillos.

-Evitar beber alcohol.

-Evitar medicamentos, según las recomendaciones del médico.

En tanto, la hepatitis B es causada por un virus transmitido por medio de los fluidos corporales de las personas. Esto puede suceder de varias maneras, por ejemplo, al tener relaciones sexuales, compartir agujas, cepillos de dientes, máquinas de afeitar con filo u otros objetos personales con una persona infectada. También puede ser transmitida de madre a bebé durante el embarazo. La hepatitis B no se transmite por medio del agua o la comida, ni tampoco por estornudar, abrazar, toser.

Los síntomas son similares a los de una gripe. La mayoría de las personas que tienen hepatitis B mejoran en un plazo aproximado de 6 meses, pero 1 de cada 20 adultos desarrolla una hepatitis B crónica.

Las personas con hepatitis B no tienen síntomas y no saben que están infectadas, pero con el transcurso del tiempo, la enfermedad puede provocar cirrosis, inflamación en el estómago y las piernas y acumulación de líquido en los pulmones, entre otros síntomas.

Asimismo, en la mayoría de este tipo de infecciones, no es necesario un tratamiento y si se tiene hepatitis crónica, es decir que el virus no desaparece al cabo de 6 meses, el médico podría recetar medicamentos.

En el caso de la hepatitis C, el virus se transmite principalmente a través del contacto de sangre con sangre y, de manera similar a la hepatitis B, con frecuencia no hay síntomas pero si están presentes también son parecidos. Para la hepatitis C no hay vacuna y las personas pueden llevar una vida normal con los controles médicos necesarios.
Cuándo consultar

Para detectar hepatitis es necesario un examen de laboratorio. Una persona debe evaluar solicitar el análisis para detectar la hepatitis B-C si estuvo expuesta a alguna de estas situaciones:

– Si tuvo relaciones sexuales sin preservativo.

-Si vive con alguna persona que tiene hepatitis B o C, dado que es más frecuente o probable compartir objetos cortopunzantes que pueden aumentar las posibilidades de infección.

-Si tuvo o tiene alguna infección de transmisión sexual.

-Si se realizó alguna vez hemodiálisis.

-Si alguna vez compartió elementos en el consumo de drogas inyectables e inhalatorias.

-Si recibió donación de sangre u órganos antes de 1994.

-Si tiene VIH, para evaluar una posible coinfección.

Lograr mayor conciencia, prevención, atención, apoyo y acceso al tratamiento es el objetivo del Día Mundial de la Hepatits que se conmemora cada 28 de julio en pos de erradicar estas enfermedades del planeta.

*Fuente: Consenso Salud

rossi.jpg

El Centro Rossi, referente indiscutido del diagnóstico por imágenes en la Argentina, eligió a Acudir para cuidar a su personal, pacientes y personas en tránsito de todas sus sedes.

Fundado por el Dr. Enrique Martin Rossi en el año 1980, el primero de sus centros abrió sus puertas en Laprida 1509 –Ciudad Autónoma de Buenos Aires- y poco tiempo después se extendió al edificio de la calle Arenales 2777, conocido como Sede Barrio Norte. A esta primera sede, años más tarde se sumaron las sedes Abasto, Belgrano, Microcentro I y II, San Isidro y El Solar, entre otras.

Cada uno de los Centros Rossi es reconocido por contar con un plantel profesional de excelencia y equipamiento médico de primer nivel, que incluye: Resonadores con software para todas las patologías, tomógrafos, radiología digital, ecógrafos de última generación con software especiales para Salud Fetal, doppler cardíaco y otros territorios vasculares. A su vez, el área de la mujer cuenta con mamógrafos digitales con tomosíntesis, mesa de punción con tomosíntesis, ecografía mamaria y densitometría, por mencionar solo algunos de los servicios que brinda.

Por todo lo mencionado, es un honor que el prestigioso Centro Rossi haya elegido el servicio de Área Protegida de Acudir.

Acudir Emergencias Médicas ofrece soluciones efectivas para las urgencias y emergencias médicas que pudieran ocurrir en empresas, instituciones educativas, comercios y otros. Sus 23 Bases Operativas distribuidas en puntos estratégicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires garantizan velocidad en la respuesta. Además, cuenta con profesionales médicos capacitados y unidades móviles equipadas con las últimas tecnologías, con el fin de brindar atención de calidad a cada uno de sus pacientes.


LINKEDIN-PARAMEDICO.png-1200x629.jpg

23 junio, 2021 NoticiasNovedades

Junto con los médicos forman un equipo capacitado como primeros respondientes en urgencias y emergencias médicas. Desde Acudir reconocemos y valoramos el trabajo de los paramédicos, cuyo día se celebra cada 24 de junio.

Por definición, el paramédico es un profesional que se encarga de atender una emergencia médica durante la etapa previa al ingreso del paciente al hospital, clínica o sanatorio. “En Argentina, las ambulancias cuentan con un médico especializado y un paramédico que conforman un equipo capacitado para actuar en una emergencia, donde la diferencia entre la vida y la muerte depende de los conocimientos, destreza y velocidad en la respuesta de los profesionales intervinientes“, explica el Dr. Agustín Apesteguía, Director Médico de Acudir. Tanto el médico como el paramédico dan atención, respuesta y cuidados en la escena y, cuando el caso lo requiere, trasladan al paciente a un Centro de Salud, mientras se ocupan de asistirlo hasta que se concrete la derivación.

La atención pre-hospitalaria es antigua. Ya en la época de los zares de Rusia, el médico y un ayudante se trasladaban en una carreta por los campos de batalla para subir a los pacientes más graves y llevarlos a un sitio donde pudieran atenderlos de manera adecuada. Pero fue el 24 de junio de 1859 la fecha elegida para conmemorar el Día del Paramédico. Aquel día, Jean Henry Dunant, fundador de la Cruz Roja, creó brigadas para asistir a los heridos de la batalla de Solferino, en Italia y, gracias al trabajo de los voluntarios que socorrieron a los soldados sin distinción de bandos, se salvaron muchas vidas. Ese episodio heroico y altruista inspiró la creación de esta efeméride.

Ser paramédico es una labor que, aunque pocas veces entendida y reconocida, es la más gratificante para quienes la miramos como una vocación llena de amor, cariño y entrega“, confiesa Andrés González, Jefe de Paramédicos de la compañía.

Acudir Emergencias Médicas se une a la conmemoración del Día del Paramédico, saluda, reconoce y agradece la labor diaria de todos los paramédicos que asisten a los pacientes y, muchas veces, hacen la diferencia entre la vida y la muerte.

 


enfermera-que-mide-presion-arterial-paciente_53876-14933.jpg

Se puede tener presión arterial alta durante años sin presentar ningún síntoma y es por eso que muchas personas padecen esta enfermedad sin saberlo. La hipertensión arterial (HTA) se desarrolla en el tiempo y sus causas son variadas. Si bien no tiene cura, se puede controlar con cambios en el estilo de vida y, si el profesional así lo indica, con medicación. La mejor forma de prevenir casos de gravedad es tomarse periódicamente la presión y adoptar hábitos saludables que minimicen los riesgos.

No hay síntomas específicos de hipertensión arterial. Se cree que las personas con hipertensión arterial están nerviosas, tienen sudoración excesiva o tienen dificultad para dormir. Eso es un mito. Por algo se conoce a la HTA como un “asesino silencioso”, que no presenta síntomas. No hay síntoma o signo determinado que funcione como señal de alerta de que alguien padece hipertensión arterial; por eso, la American Heart Association insiste en la importancia de conocer los valores de presión arterial y realizar cambios significativos para minimizar los factores de riesgo. Es aconsejable, por ejemplo, reducir el consumo de sal, llevar una alimentación saludable, hacer actividad física regularmente, utilizar técnicas de manejo del estrés y evitar o abandonar el cigarrillo.

Otro mito es pensar que la hipertensión arterial causa dolores de cabeza y hemorragias nasales. Hay diversos estudios que indican que la HTA no causa dolor de cabeza ni hemorragia nasal, excepto en caso de crisis hipertensiva, cuando la presión arterial es de 180/120 mm Hg o superior. Si la presión arterial es inusualmente alta, tiene dolor de cabeza o hemorragia nasal y no se encuentra bien, espere cinco minutos y repita la toma de presión. Si la lectura sigue siendo 180/120 mm Hg o más, debe comunicarse con el servicio de emergencias médicas.

Hay una serie de síntomas que pueden estar relacionados indirectamente con la hipertensión arterial, pero no siempre son causados por esta, como:

  • Manchas de sangre en los ojos: Las manchas de sangre en los ojos (hemorragia subconjuntival) son más comunes en personas con diabetes o hipertensión arterial, pero ninguna de las enfermedades las causa. Sin embargo, un oftalmólogo puede detectar los daños en el nervio óptico causados por la hipertensión arterial sin tratar.
  • Rubor facial: El rubor facial se produce cuando los vasos sanguíneos del rostro se dilatan. Puede producirse de forma impredecible o en respuesta a determinados factores, como la exposición al sol, al frío, a los alimentos picantes, al viento, a las bebidas calientes y a los productos para el cuidado de la piel. El rubor facial también puede aparecer cuando hay estrés emocional, exposición al calor o al agua caliente, consumo de alcohol y ejercicio, situaciones que pueden aumentar la presión arterial temporalmente. Aunque el rubor facial puede ocurrir cuando la presión arterial es superior a la normal, la hipertensión arterial no es la causa.
  • Mareos: Aunque el mareo puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos antihipertensivos, no está provocado por la hipertensión arterial. No obstante, el mareo no debe ignorarse, especialmente si el inicio es repentino. Los mareos repentinos, la pérdida de equilibrio o la coordinación, y la dificultad para caminar son signos de alarma de derrame cerebral. La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de derrame cerebral.

¿Qué puede hacer para prevenir una crisis de hipertensión arterial?

  • Medir su presión arterial regularmente para conocer su situación.
  • Reconocer sus factores de riesgo y modificarlos. La obesidad, el tabaquismo, el consumo excesivo de sal, son algunos de los factores de riesgo que pueden disminuir solo con cambiar algunos hábitos.
  • Si es necesario, pida ayuda profesional para modificar aquellas conductas que pueden empeorar su condición. La presión arterial alta no controlada puede ocasionar graves problemas de salud, como enfermedades cardiacas o ACV.

Fuente: American Heart Association


enfermedad_celiaca-e1620152344991-1200x705.jpg

4 mayo, 2021 Novedades

¿Qué es la enfermedad celíaca?
La Enfermedad Celiaca (EC) es una enfermedad provocada por el gluten. Si bien afecta al intestino delgado y disminuye la capacidad de absorber nutrientes, se trata de una enfermedad multisistémica; es decir, que puede afectar a cualquier sistema del cuerpo humano y no solo al aparato digestivo. La EC puede aparecer en cualquier edad, desde la primera infancia hasta la edad adulta.

¿Cuáles son sus síntomas característicos?
Los síntomas más frecuentes de la Enfermedad Celíaca son:
• Pérdida de peso
• Pérdida de apetito
• Fatiga
• Náuseas y vómitos,
• Diarrea
• Distensión Abdominal
• Pérdida de masa muscular
• Retraso del crecimiento
• Alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza)
• Dolores abdominales
• Meteorismo
• Anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento
Hay casos de pacientes con celiaquía asintomáticos o con síntomas difusos a los que se les dificulta el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica?
Si el profesional, tras realizar el examen clínico, sospecha que se trata de enfermedad celíaca, solicita un análisis de sangre de los marcadores serológicos de enfermedad celíaca. De todas formas, para el diagnóstico certero de la Enfermedad Celíaca, es necesario realizar una biopsia intestinal (se extrae una pequeña muestra de tejido del intestino delgado superior).

¿Qué es el gluten y dónde se encuentra?
El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales como el trigo, la cebada, el centeno o algunas variedades de avena, así como sus híbridos y derivados. Es el responsable de la elasticidad de la masa de harina y confiere la consistencia y esponjosidad de los panes y masas horneadas.

¿En qué consiste el tratamiento de la Enfermedad Celíaca?
El único tratamiento que existe para la Enfermedad Celiaca es la dieta sin gluten para toda la vida. Las personas con EC puede consumir frutas y verduras frescas, carnes, huevos, lácteos, legumbres y todo lo que sea de origen natural o sin TACC. Es importante que cubran todos los nutrientes y mantengan una buena hidratación.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de la Enfermedad Celíaca en el largo plazo?
El consumo de gluten por parte de una persona con celiaquía afecta la mucosa del intestino y disminuye la capacidad de absorber nutrientes. Si no se cumple con el tratamiento, la EC puede ocasionar desnutrición, debilidad ósea, infertilidad y problemas en el sistema nervioso. Las personas celíacas que no sostienen la dieta libre de gluten tiene mayor riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer.

Fuente: Celiacos.org


parkinson.jpg

9 abril, 2021 NovedadesSalud

El 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson en homenaje al nacimiento de James Parkinson, médico inglés que describió por primera vez los síntomas de esta enfermedad.

La enfermedad del Parkinson es la segunda patología neurodegenerativa más común después del Alzheimer y se diagnostica con más frecuencia en personas mayores de 65 años. Si bien todavía se desconocen sus causas, entre el 15 y 25% de los afectados tienen antecedentes familiares. La edad, el sexo -se diagnostican más hombres que mujeres- y algunas condiciones ambientales también podrían aumentar el riesgo de enfermarse.

En los pacientes con Parkinson, lo que falla es la producción de dopamina – la llamada “hormona de la felicidad”-, un neurotransmisor que, entre otras funciones, es responsable de ayudar a los movimientos del cuerpo y regular el estado de ánimo. Cuando la dopamina está ausente, las funciones motoras y no motoras empiezan a fallar.

Aunque los síntomas pueden diferir de una persona a otra, hay algunas señales de alerta:

  1. Temblores: Los temblores en las manos, mentón o labios son signos habituales y tempranos de Parkinson. Hay que tener en cuenta que sentir temblores en ciertas situaciones (por ejemplo, después de realizar ejercicio) es normal y no debe ser algo preocupante.
  2. Lentitud en los movimientos: La bradicinesia es muy común en pacientes con Parkinson. Con el avance de la enfermedad, ciertos movimientos habituales, como caminar, se vuelven más lentos y complicados. Levantarse de una silla puede resultar algo titánico.
  3. Rigidez muscular: Este síntoma es frecuente en pacientes con enfermedades inflamatorias como artritis o artrosis. Si presenta rigidez en cualquiera de sus músculos, siente limitados sus movimientos y descartó otro tipo de enfermedad, debería prestar atención.
  4. Falta de equilibrio: La pérdida de equilibrio o las dificultades para mantenerse erguido (la postura se vuelve encorvada) pueden ser consecuencia del Parkinson.
  5. Inexpresividad facial: Le cuesta sonreír, parpadear o tiene cara de enojado aunque no se sienta así. Si no está tomando ningún medicamento que produzca este efecto colateral, debería consultar a un médico.
  6. Voz baja: Si su voz es más baja, su tono es monocorde o si se muestra dubitativo al hablar es recomendable consultar con un profesional.
  7. Dificultad para escribir: Un cambio repentino en la manera de escribir a mano (la letra es más chica y las palabras se ven más juntas) puede ser síntoma de Parkinson.

Si alguno de estos signos se manifiesta de forma aislada no hay motivo de preocupación. Por el contrario, si presenta dos o más de los síntomas enumerados debería consultar con un médico.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa y progresiva que aún no tiene cura. El diagnóstico temprano permite brindarle al paciente un tratamiento que retrase el avance de la enfermedad y, como consecuencia, ofrezca una mejor calidad de vida al paciente y su entorno.

 

Fuente:  Parkinson’s Foundation


joven-enfermera-mascara-protectora-uniforme-azul-protector-facial-mira-resultado-fluorografia-pulmonar_359031-1480.jpg

22 marzo, 2021 NovedadesPrevención

¿Qué es la Tuberculosis?

Es una enfermedad contagiosa que se transmite por el aire -al toser, escupir o estornudar- y afecta principalmente los pulmones. Un tercio de la población mundial está infectada con el bacilo, pero solo una de cada 10 personas desarrolla la forma activa. Se estima que una persona con la forma activa puede infectar entre 10 y 15 personas al año. Si el sistema inmunológico está sano se mantiene en estado latente: es decir que no presenta síntomas ni puede transmitirse, pero la enfermedad se desarrolla fácilmente en un sistema inmunológico debilitado, como es el caso de las personas con VIH.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas de la tuberculosis pulmonar son: tos persistente, fiebre, sudoración nocturna y pérdida de peso. La infección también puede afectar a otras partes del cuerpo, como los nódulos linfáticos, la espina dorsal o los huesos. En estos casos se trata de tuberculosis extrapulmonar, una enfermedad más frecuente en pacientes VIH-positivos y en niños.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento es la administración de una combinación de medicamentos y dura al menos seis meses. Se habla de tuberculosis resistente cuando presenta resistencias a uno o más medicamentos de primera línea.

¿Cuál es la situación actual?

A pesar de tratarse de una enfermedad prevenible y curable, la tuberculosis se encuentra entre las 10 principales causas de muerte en el mundo. Además, es la primera causa de muerte en personas con VIH. Se estima que un millón y medio de personas mueren al año por esta enfermedad.

La Organización Mundial de Salud (OMS), mediante la estrategia “Fin de la Tuberculosis”, ha propuesto la meta de reducir la mortalidad mundial por esta enfermedad en un 95% entre los años 2015 y 2035. El objetivo es eliminar la enfermedad para el 2050.

¿Qué pasa con la tuberculosis en la Argentina?

Si bien la tuberculosis sigue ocasionando muertes en la población argentina en todas las edades, la mayoría de ellas se registran por debajo de la esperanza de vida y se consideran muertes prematuras. Las estadísticas de nuestro país muestran una tasa de 26,23 personas enfermas por cada 100.000 habitantes. El 18% de los casos notificados fueron en menores de 20 años, lo que demuestra que la tuberculosis se lleva muchas vidas de niños y adolescentes. Por otra parte, el 30% de las muertes de personas de entre 25 y 39 años con tuberculosis estuvo asociado al VIH.

El riesgo de morir por tuberculosis se relaciona con:

  • Localización: La mortalidad es mayor en tuberculosis pulmonar, aunque la tuberculosis extrapulmonar alcanza cifras elevadas entre las personas fallecidas por trastornos inmunosupresores, en especial el Sida
  • Extensión de las lesiones y afectaciones extensas de un órgano
  • Infección por VIH
  • Demora en el diagnóstico
  • Edad avanzada
  • Desnutrición

Todos estos son factores que aumentan la mortalidad en los casos de tuberculosis.

 

Fuentes:

  • OMS
  • Ministerio de Salud de la Nación

 


glaucoma-palabra-escrita-cubos-madera-gafas-ojos-fondo-mesa-prueba-ocular_301771-43.jpg

11 marzo, 2021 NovedadesPrevención

El glaucoma es un grupo de afecciones oculares que dañan el nervio óptico, lo que complica la visión. Se trata de una de las principales causas de ceguera en personas mayores de 60 años (aunque puede producirse a cualquier edad).

Uno de las causas más comunes es la presión ocular alta, por eso es importante realizarse controles oftalmológicos periódicamente. De esta manera, podría detectarse en etapas tempranas y retrasar o prevenir la pérdida de la visión. También se sabe que el glaucoma puede ser hereditario.

 

Los síntomas del glaucoma son muy sutiles y no suelen advertirse hasta que está muy avanzado. Es importante consultar a un profesional en los siguientes casos:

 

  • Si aparecen puntos ciegos en su cambio visual
  • Si padece dolor de cabeza intenso
  • Si padece dolor ocular
  • Si tiene náuseas y/o vómitos
  • Si tiene visión borrosa
  • Si se le enrojecen los ojos

Existen varios tipos de glaucoma:

El Glaucoma de ángulo abierto es el más común y representa aproximadamente el 90% de los casos de glaucoma. Es una obstrucción lenta de los canales de drenaje del ojo que produce el aumento de la presión ocular. Se llama de “ángulo abierto” porque el ángulo en el que el iris coincide con la córnea es amplio y abierto, tal como debería ser. Este tipo de glaucoma se desarrolla tan lentamente que sus síntomas suelen aparecer en etapas muy avanzadas.

El glaucoma de ángulo cerrado ocurre cuando el iris bloquea el ángulo de drenaje del ojo. Puede darse de manera gradual o repentina (ataque agudo). Al quedar completamente bloqueado, aumenta la presión del ojo.

En el glaucoma de tensión normal, el nervio óptico se daña a pesar de que la presión del ojo se encuentra dentro del rango normal. Nadie conoce la causa exacta; puede ser debido a un nervio óptico sensible o a que llegue menos sangre al nervio óptico. Una afección que impida la correcta irrigación sanguínea podría ser la causa.

En el glaucoma pigmentario, los gránulos de pigmento del iris se acumulan en los canales de drenaje, ralentizando o bloqueando el líquido que sale del ojo. Algunas actividades de impacto, como correr, podrían remover esos gránulos, que al depositarse en la malla tubercular producirían un aumento de la presión ocular.

Factores de riesgo

  • Tener presión intraocular alta
  • Tener más de 60 años
  • Tener antecedentes familiares de glaucoma
  • Ser diabético, tener alguna enfermedad cardiaca o padecer hipertensión arterial
  • Tener córneas delgadas en el centro
  • Tener miopía o hipermetropía extremas
  • Haber tenido una lesión en el ojo o ciertos tipos de cirugía ocular
  • Tomar corticoesteroides, especialmente gotas oftálmicas, durante un largo tiempo

Realizar controles oftalmológicos periódicamente es la mejor forma de detectar el glaucoma en una etapa temprana y prevenir o retrasar la pérdida de visión. La visión perdida no se recupera y, si no se trata, el glaucoma puede ocasionar ceguera en el largo plazo.

Fuente: American Academy of Ophthalmology


Acudir Emergencias Médicas 2021. Todos los derechos reservados.