Blog

CLASSIC LIST

monoxido-de-carbono-1200x675.jpg

21 junio, 2022 Prevención
🔵 Todos los años en la época invernal se producen accidentes debido a la intoxicación por monóxido de carbono, un gran número llegan a ser fatales. El monóxido de carbono (CO) es un gas inodoro, incoloro, insípido y no irritante, que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta; y que en altas concentraciones puede generar la muerte en minutos.
 
🔵 Muchos de estos accidentes pueden prevenirse, tomando las siguientes precauciones:
• Calefaccionar dormitorios y baños sólo con artefactos de tiro balanceado.
• Apagar las estufas durante las horas de sueño.
• Verificar que estén libres y despejadas las ventilaciones, como las rejillas. Es fundamental contar con un espacio por el que se renueve el aire.
• Realizar una revisión anual de todo tipo de estufas, catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de aparatos calefactores. La misma debe ser efectuada por un gasista matriculado.
• Evitar el uso de braseros o estufas a querosén. De ser necesario utilizarlos, apagarlos antes de acostarse.
• Nunca usar hornallas y/o el horno para calefaccionar. En su defecto es preferible reforzar el abrigo.
 
🔵 Síntomas comunes de intoxicación por monóxido de carbono:
• Dolor de cabeza.
• Náuseas y vómitos.
• Mareos.
• Debilidad, cansancio y/o pérdida de conocimiento.
Ante los primeros síntomas:
• Retirar a las personas que se encuentran en el lugar contaminado.
• Abrir puertas y ventanas para mantener el ambiente ventilado.
• Comunicarse con un servicio de emergencias.
 
🔵 La intoxicación por monóxido de carbono es un accidente prevenible.
 

estufa-gas-quemador-gas-gas-natural-casa-butan-propano_99571-16.jpg

31 mayo, 2021 NoticiasPrevención

Una de las urgencias y emergencias más comunes durante la época invernal son las intoxicaciones por monóxido de carbono, un gas sumamente tóxico que ingresa al organismo por los pulmones e impide la circulación del oxígeno en sangre. La falta de oxígeno afecta al cerebro y al corazón, por eso es fundamental actuar rápidamente para evitar daños severos e, incluso, la muerte.

El monóxido de carbono es también conocido como “el asesino invisible” debido a que no tiene olor, color ni sabor y tampoco irrita los ojos o la nariz. De todas formas, es importante saber que las intoxicaciones por monóxido de carbono son absolutamente prevenibles.

Calefones, estufas, termotanques, cocinas, anafes, parrillas a leña o carbón y motores de combustión, son algunos de los artefactos que pueden producir monóxido de carbono. Este gas tóxico se genera por la combustión incompleta de cualquier material que contenga carbono (gas, petróleo, carbón, querosén, nafta, plásticos, entre otros). Es decir que cualquier artefacto que utilice esos materiales en un ambiente cerrado o con poca concentración de oxígeno puede convertirse en un arma peligrosa y letal.

Para prevenir las intoxicaciones es necesario mantener ventilados los ambientes, Si tiene un braseros o estufas a gas (sin tiro balanceado) en el dormitorio, debe dejar siempre una ventana o puerta abierta para renovar el aire. También se recomienda que un gasista revise periódicamente las instalaciones y el buen funcionamiento de los aparatos.

Otro punto importante es prestar especial atención al color de las llamas de la cocina y/o estufas, que siempre debe ser azul; el color amarillo o naranja resulta sospechoso. Si ve manchas de hollín o nota que los artefactos se decoloran, puede que haya mala ventilación en el ambiente y también deberá revisarlo un especialista. También es recomendable evitar encender el auto o cualquier otro motor a combustión en un ambiente cerrado como el garaje o un sótano.

Síntomas de una intoxicación

Se debe sospechar una intoxicación con monóxido de carbono cuando una o varias personas al mismo tiempo, que estuvieron en un ambiente cerrado, presentan:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Somnolencia
  • Debilidad
  • Cansancio
  • Náuseas/vómitos
  • Pérdida del conocimiento y/o convulsiones
  • Palpitaciones
  • Dolor de pecho
  • Paro cardiorrespiratorio

¿Qué hacer cuando se presentan signos de intoxicación con monóxido de carbono?

  • En primer lugar, abrir puertas y ventanas para ventilar.
  • Si la persona respiró gas por una pérdida en la cocina o el calefactor: llevarla a un lugar abierto y bien ventilado. Luego, cerrar la llave de gas y, si es posible, acercarse a una guardia.

Muchas intoxicaciones por monóxido de carbono parecen Intoxicaciones alimentarias, gripes o accidentes cerebrovasculares. En niños pequeños puede simular un cuadro meníngeo por la irritabilidad, llanto continuo y rechazo del alimento. En cualquier caso, llame gratis al Centro Nacional de Intoxicaciones en el Hospital Postadas.

Tel: 0800 333 0160

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación


llamas-azules-gas-natural-queman-placa-estufa-cocina-foto-primer-plano-poca-profundidad_127089-2813.jpg

Con la llegada de la época invernal se multiplican las intoxicaciones por monóxido de carbono que causan alrededor de 200 muertes anuales en el país.

El monóxido de carbono, también llamado “asesino invisible”, es un gas tóxico, incoloro e inoloro, que se origina por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón, gas, kerosene, alcohol, gasoil o nafta. Cuando este gas ocupa el lugar del oxígeno en el torrente sanguíneo es cuando se produce la intoxicación.

Para evitar las intoxicaciones por monóxido de carbono es recomendable controlar las instalaciones de gas del hogar (estufas, calefones, termotanques, etc.), al menos una vez al año, y revisar periódicamente las salidas al exterior de los artefactos a gas para asegurarse de su buen estado.  Si se sospecha que un artefacto pierde gas o si la llama de hornallas o estufas es de tono amarillo o naranja, es necesario contactar a un gasista matriculado lo más pronto posible. Del mismo modo, es importante chequear que no haya manchas negras en la pared o el techo, ya que podrían ser indicador del mal funcionamiento del conducto.

Por último, no es recomendable usar el horno o la cocina para calefaccionar la casa ni encender motores a combustión en sótanos u otros espacios cerrados.

Síntomas

Los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono pueden variar de una persona a otra. En muchos casos, la persona no interpreta que sus síntomas pueden deberse a una intoxicación y allí reside el peligro.  Para evitar un cuadro de gravedad hay que estar atento a los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Mareos, acompañados de cansancio
  • Letargo o confusión
  • Desmayo o pérdida de conocimiento
  • Alteraciones visuales
  • Convulsiones

¿Cómo ayudar en caso de intoxicación?

  1. Evaluar que la escena sea segura: Nunca ponga en riesgo su vida ni la de los demás para ayudar a una víctima.
  2. Evaluar a la persona: ¿Está consciente? ¿Respira? Si la persona respiró el gas, trate de llevarla a un lugar abierto y bien ventilado.
  3. Luego, cerrar la llave de gas y ventilar el ambiente.
  4. Llamar al sistema de emergencias o pedirle a alguien que llame. Brindar la mayor cantidad de detalles acerca de la ubicación y el estado de la víctima.
Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

gas-cuidado.jpg

En Argentina, cada año mueren alrededor de 200 personas por inhalar monóxido de carbono, un gas altamente tóxico que se genera por la combustión inadecuada de materiales como leña, carbón, querosene, nafta o alcohol, entre otros.

Se lo llama “el asesino invisible”, porque es un gas inoloro e incoloro, de ahí que extremar las medidas de precaución es fundamental.

Entonces, ¿cómo prevenir?

  • Controle las instalaciones de estufas, calefones, termotanques, calentadores, salamandras, etc., al menos una vez al año.
  • Revise periódicamente las salidas al exterior de los artefactos a gas para asegurarse de su buen estado
  • Si sospecha que algún artefacto está perdiendo gas, contacte a un gasista matriculado para que inspeccione la conexión.
  • Chequee siempre que la llama de las hornallas y estufas sea azul. Si llegara a ser de un tono amarillo o naranja, algo no está funcionando correctamente.
  • Preste atención a posibles manchas negras en la pared o el techo, en el recorrido de los caños de gas. Estas manchas podrían indicar que hay fallas en el conducto.
  • Ventile la casa una vez al día, aun en días de bajas temperaturas.
  • Siempre deje una ventana o puerta abierta (al menos 5 cms) para que circule el aire.
  • No use el horno o la cocina para calefaccionar la casa.
  • No encienda motores a combustión en cuartos cerrados, en sótanos o garajes.
  • No tire plásticos, gomas o metales al fuego porque desprenden gases contaminantes.

Síntomas de intoxicación

Muchas veces, la persona intoxicada no percibe los síntomas o los asocia con otra problemática, por eso se insiste en mantener una buena ventilación en los ambientes. Si bien los síntomas difieren de una persona a otra, los más comunes son: dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, cansancio o somnolencia, pérdida de conocimiento, alteraciones visuales y/o convulsiones

Ante los primeros síntomas o la sospecha de intoxicación, es clave abrir puertas y ventanas o salir a tomar aire a la calle, un patio, una terraza. Si la persona inhaló monóxido de carbono en grandes cantidades, llame a un servicio de emergencias para que el médico evalúe su condición e indique el tratamiento adecuado.

Todas las intoxicaciones por monóxido de carbono son evitables, depende de cada uno.


Acudir Emergencias Médicas 2021. Todos los derechos reservados.