Blog

CLASSIC LIST

donacion_de_organos-e1558552605290-1200x621.jpg

De acuerdo con cifras publicadas por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, en lo que va del año 2019 se realizaron 750 trasplantes en todo el país gracias a la donación voluntaria de órganos. Solo durante este año, 344 personas donaron sus órganos y brindaron así la posibilidad de salvar hasta 7 vidas cada una. Si bien los números crecen año a año, no es suficiente: Hoy hay 7,65 donantes por cada millón de habitantes y cerca de 7.500 personas están esperando una segunda oportunidad para continuar viviendo.

En la Argentina existe la Ley del Donante Presunto y de acuerdo con esta Ley, toda persona es donante excepto que exprese lo contrario. El fallecimiento de un ser querido siempre es triste y traumático, por eso es importante que los familiares y amigos estén enterados de cuál era la última voluntad de esa persona respecto de la donación de órganos. Ser donante es una decisión personal y privada.  

Hay muchas dudas y mitos sobre la Donación de Órganos, a continuación responderemos las más frecuentes.

¿Cómo manifiesto mi voluntad de donar órganos?
Para manifestar la voluntad afirmativa o negativa en todo el país, es necesario dejarlo registrado. Las opciones son tres:

  • Firmar un acta de expresión en el INCUCAI
  • Asentarlo en el DNI en las oficinas del Registro Civil
  • Completar el formulario web que encontrará haciendo clic aquí

Si no desea donar sus órganos, además de utilizar los canales antes mencionados, puede enviar un telegrama gratuito al INCUCAI en cualquier Correo Argentino.

¿Quién puede expresar la voluntad de donar?
Toda persona mayor de 18 años puede manifestar en forma expresa su voluntad afirmativa o negativa respecto a la donación de sus órganos o tejidos.

Si cambio de opinión, ¿puedo volver a registrarme?
Al tratarse de un acto libre y voluntario, la decisión afirmativa o negativa puede ser revocada en cualquier momento por el manifestante, pero no puede ser cambiada por ninguna persona después de su muerte.

¿Quiénes pueden ser donante de órganos?
La donación depende de las características del fallecimiento. Llegado el momento, los médicos determinan cuales son los órganos y/o tejidos aptos para trasplante.

¿Qué pasa si la persona fallecida no manifestó su voluntad o no de donar órganos?
Debido a la Ley de Trasplante, se presume que la persona es donante. En esos casos, el organismo responsable solicita a la familia su testimonio sobre la última voluntad del fallecido.

¿Y si la familia se opone aunque la persona fallecida se manifestó a favor?
Si la última voluntad del fallecido conocida en forma escrita fue donar sus órganos, se respeta esta decisión personal registrada en vida. De igual modo sucede en la situación inversa.

Fuente: Ministerio de Salud y Desarrollo Social


mano-sostenga-corazon-proteger-su-salud_40919-380.jpg

A lo largo de todo el año 2018, el número de donantes y trasplantados en Argentina creció un 18%. Se pasó de 593 procesos de donación de órganos en 2017 a 701 en el último año. El 74% de esos procesos se concretó en hospitales públicos e intervinieron profesionales y técnicos de 230 establecimientos hospitalarios correspondientes a 23 provincias.

De esta forma, nuestro país alcanzó una tasa de 15.75 donantes por millón de habitantes, según datos de la Secretaría de Salud de la Nación y cifras del INCUCAI.

Otro número para destacar es que el 60% de los procesos de donación de órganos fueron multiorgánicos. De los 1.681 trasplantes de órganos realizados, 986 fueron renales, 409 hepáticos, 125 cardíacos, 84 renopancreáticos, 43 pulmonares, 21 hepatorenales, 6 cardiorenales, 5 pancreáticos, 1 cardiopulomar y 1 hepatointestinal. Se concretaron también 1.233 trasplantes de córneas.

En cuanto al trabajo de las distintas jurisdicciones, nueve provincias superaron la media nacional de donantes: Ciudad Autónoma de Buenos Aires (34.88), Tucumán (34.45), Córdoba (22.26), Santa Fe (22.12), Misiones (21.89), Mendoza (21.03), Formosa (20.16), Entre Ríos (19.85) y Neuquén (17.01).

Vale destacar también que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Misiones, Formosa, Neuquén, Catamarca, Jujuy, Río Negro, Chubut y Santiago del Estero superaron sus marcas históricas de donantes.

Desde el 4 de agosto pasado, rige la llamada “Ley Justina”, la Nueva Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células Nº27.447. Esta norma, que fue aprobada por unanimidad en ambas Cámaras del Congreso de la Nación, fortaleció el sistema de procuración, agilizó y simplificó los procesos de donación y trasplante.

La concreción del trasplante es posible gracias a la sociedad representada en el acto de donar, a la intervención de los profesionales y trabajadores de la salud de todo el país y al trabajo de los organismos provinciales de procuración.

Fuente: Secretaría de Salud de la Nación


donacion-de-organos.jpg
19/Ene/2018

El balance del año 2017 en procuración de órganos y trasplantes es alentador, aunque aún resta mucho por lograr. Además de que en todas las provincias hubo uno o más procedimientos de ablación -lo que no sucedía desde hacía cinco años-, siete de cada diez de esos operativos ayudaron a más de un paciente que se encontraba en lista de espera.
Los sistemas de ablación y trasplante más eficientes son aquellos autosustentables, es decir, que pueden cubrir la demanda de los pacientes en lista de espera. En nuestro país, la meta que se había fijado el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) para el año pasado fue aumentar un 12% la donación efectiva de órganos. Y se superó el 15%.
Si mantenemos este ascenso de manera sostenida, estimamos que podríamos alcanzar la autosuficiencia del sistema en diez años. Pero como pudimos cumplir la meta de este año y hay provincias que todavía pueden trabajar más para mejorar su nivel de procuración [ablación], para el próximo año fijamos una meta del 25%, lo que nos permitiría, en teoría, lograr la autosuficiencia en unos cinco años”, anticipó María del Carmen Bacqué, directora del Incucai. Eso equivale a poder contar este año con entre 750 y 800 donantes efectivos en el país.
En mayo pasado, días antes de que se conmemorara el Día Nacional del Donante, la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT) señaló que para lograr la autosustentabilidad del sistema que mencionó Bacqué, se debería trabajar para que la población esté mejor informada. “Así sabremos que la donación de órganos y tejidos (el caso más emblemático es la donación de córneas) permite salvar vidas y mejorarlas en forma significativa”, indicaron a través de un comunicado.
Entre las tareas pendientes para elevar la donación lo suficiente como para reducir el tiempo de espera de los pacientes, la SAT también planteó aumentar “el compromiso de la comunidad médica en general” para mejorar el acceso al trasplante de los potenciales pacientes que podrían necesitarlo, y que los especialistas “trabajen con los organismos de salud, como el Incucai, para alcanzar las cifras de autosuficiencia” en donación y trasplante. Además, la entidad instó a que “los estados y sus autoridades desarrollen estrategias para maximizar las tasas de donación y procuración de órganos”.

Un donante puede salvar o cambiarle la vida hasta a 10 personas. Es fundamental que manifieste su voluntad de donar en la web del Incucai y que se lo comunique a sus familiares o amigos.

Fuente: Revista Consenso


Acudir Emergencias Médicas 2018. Todos los derechos reservados.