NOVEDADES

No more posts
copia-1200x1658.jpg

Los médicos definen el autismo cómo un trastorno del desarrollo neurológico que afecta la manera como los niños procesan ciertos tipos de información. Los trastornos del espectro autista (TEA) incluyen -entre otras cosas- limitaciones tales como:

  • Dificultad para socializar. Limitación para reconocer y responder a los sentimientos de los demás y leer señales no verbales como el lenguaje corporal y las expresiones faciales. Algunos niños (y adultos) pueden ser demasiado literales.
  • Dificultades en el lenguaje y la comunicación. Son una señal inicial de autismo en muchos niños, como la dificultad para expresarse y participar en una conversación. También lo puede ser controlar el volumen y el tono de voz al hablar.
  • Dificultad para demostrar sentimientos y empatía. Las personas con autismo pueden tener empatía y sentimientos profundos, pero dificultad para demostrarlos.
  • Procesamiento sensorial. Dificultad para captar y responder a la información sensorial. Podrían buscar o evitar ciertas sensaciones, o tener más sensibilidad a la luz, al sonido, al tacto, al gusto o a otros sentidos. Esto puede causar sobrecargas sensoriales y crisis.
  • Funcionamiento ejecutivo.  Es frecuente tener dificultades con habilidades que nos ayudan a planificar, establecer metas y terminar tareas.
  • Dificultad con las habilidades motoras y la coordinación.

Además de estos desafíos, las personas con autismo también suelen tener conductas o rasgos comunes:

  • Intereses intensos y limitados. Este interés generalmente se centra en un tema u objeto particular, desde conocer todos los detalles de cierto periodo histórico hasta una gran pasión por los autos. A menudo los niños se sienten cautivados por un tipo de juguete, como los juegos de trenes.
  • Conductas repetitivas. Son comunes los movimientos físicos, como balancear el cuerpo, y la repetición de sonidos o frases.
  • Necesidad de rutinas. Las rutinas y una estructura predecible ayudan a dar seguridad y comodidad a las personas con autismo.

El autismo incluye una amplia variación en el tipo y la gravedad de los síntomas, por eso el término oficial incluye la palabra espectro. Algunas personas se comunican a través del habla, otras usan la comunicación no verbal. También hay variaciones en la capacidad cognitiva y de cuidado personal.


6192e5ea08c2a.jpg

El síndrome de Asperger (AS) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta, de manera específica, a la comunicación e interacción social. Se incluye dentro de los Trastornos del Espectro del Autismo o Trastornos del Espectro Autista (TEA).
Las personas que lo padecen también presentan dificultades en la flexibilidad del pensamiento.
Sin embargo, a diferencia del autismo, los pacientes con síndrome de Asperger se caracterizan por poseer un lenguaje fluido y una capacidad intelectual media e incluso superior a la del resto de la población y suelen tener intereses limitados y preocupaciones inusuales hacia un objeto o actividad particular.

¿Cuáles son los signos del síndrome de Asperger?

Los problemas con las destrezas sociales, emocionales y de comunicación son manifestaciones. Además, muestran conductas e intereses inusuales.

 

Otros rasgos que podrían observarse son:

  • Problemas para comprender los sentimientos de otras personas o para expresar sus propios sentimientos.
  • Dificultades para entender el lenguaje corporal.
  • Evitan el contacto visual.
  • Desean estar solos o quieren interactuar, pero no saben cómo hacerlo.
  • Tienen intereses muy específicos, a veces obsesivos.
  • Hablan sólo acerca de ellos mismos y de sus intereses.
  • Hablan de forma poco usual o con un tono de voz extraño, que puede ser monótono.
  • Dificultad para hacer amigos.
  • Nerviosismo cuando están en grupos sociales grandes.
  • Torpeza o descuido.
  • Presencia de rituales que se niegan a cambiar, como una rutina muy rígida para irse a dormir.
  • Realizan movimientos repetitivos o extraños.
  • Muestran reacciones sensoriales poco comunes.

Es importante destacar que, a diferencia del autismo, quienes padecen síndrome de Asperger tal vez no presenten ningún retraso en el desarrollo del lenguaje; suelen tener buenas aptitudes gramaticales y un vocabulario avanzado a edades tempranas. Sin embargo, muchos de ellos presentan un trastorno del lenguaje (por ejemplo, un niño podría ser sumamente literal y tener problemas para usar el lenguaje en contextos sociales).

El síndrome de Asperger puede ser muy difícil de diagnosticar. Los niños con síndrome de Asperger se desempeñan normalmente en la mayoría de los aspectos de su vida; por lo tanto, resulta común atribuir sus comportamientos extraños al hecho de que simplemente son “diferentes”.

Es importante participar a quienes están a cargo del cuidado de los niños con este síndrome. Por ejemplo, cada profesional de la salud debe saber lo que están haciendo otros profesionales. Y los maestros, las niñeras, otros integrantes de la familia, los amigos cercanos y cualquier otra persona que cuide de ese niño deben tomar parte en esta tarea.

Es fundamental obtener ayuda lo antes posible y encontrar el programa adecuado. Los niños con síndrome de Asperger pueden beneficiarse mucho con el tratamiento y la educación adecuados.


dia-autismo-2021.jpg

Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) afectan el desarrollo de las personas en las áreas de la comunicación, la interacción social y la conducta. Estas condiciones son más frecuentes en varones que en niñas, sin distinción de clase socioeconómica o cultural, y se estima que su prevalencia es del 1%.

Hoy en día, gracias a la mayor difusión y conocimiento, se puede detectar en edades precoces, lo que permite al entorno familiar y cercano recibir la orientación y ayuda necesarias.

Es importante estar atento si:

  • A los 6 meses: No expresa alegría.
  • A los 9 meses: No comparte sonidos, sonrisas y otras expresiones faciales de manera reiterada.
  • A los 12 meses: Aún no balbucea ni hace gestos como señalar, mostrar, alcanzar algo o saludar con la mano.
  • A los 16 meses: No dice ninguna palabra.
  • A los 24 meses: No formula frases de dos palabras con intención comunicativa (sin imitar o repetir).

Si a cualquier edad:

  • Pierde el habla o habilidades sociales.
  • No responde cuando lo llaman por su nombre.
  • No realiza o evita el contacto visual.
  • Se irrita cuando se altera mínimamente una rutina.
  • No demuestra afecto o sentimientos hacia las personas más cercanas.
  • Mueve descontroladamente alguna parte del cuerpo (usualmente, las manos).

Es necesario aclarar que la presencia de cualquiera de estos signos de alarma no indica que tenga TEA, sino que puede necesitar mayor seguimiento u orientación en su desarrollo.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

 


manos-adultos-ninos-corazon-rompecabezas-concepto-salud-mental-dia-mundial-concienciacion-sobre-autismo_49149-1228.jpg

El color azul es el color que representa al mar. A veces, el mar está tranquilo y en otras oportunidades está revuelto. Lo mismo sucede en las vidas de una persona con autismo y su entorno familiar: Hay días serenos y otros más tormentosos. Es por eso que el color azul se transformó en símbolo de los Trastornos del Espectro Autista (TEA).

Los TEA son un grupo de trastornos que afectan la comunicación e interacción social de quienes los padecen. También traen consecuencias en la conducta y el procesamiento sensorial; en algunos casos, esta falta de habilidad para comunicarse va acompañada de un retraso intelectual.

Gracias a un mayor conocimiento, hoy se puede detectar esta condición en edades tempranas. Algunas señales de alerta son:

  • No responde cuando lo llaman por su nombre
  • No realiza o evita el contacto visual
  • Tiene un retraso en el habla y el lenguaje
  • Se irrita cuando se altera mínimamente una rutina
  • No demuestra afecto o sentimientos hacia las personas más cercanas
  • Mueve descontroladamente alguna parte del cuerpo (usualmente, las manos).

La intervención y estimulación temprana mejora el pronóstico de los niños que muestran alteraciones en su desarrollo. Si un niño no desarrolla alguna habilidad acorde a su edad -o si la pierde en el transcurso de su maduracion- se debe consultar con un especialista.

Sobre el Día Mundial de Concientización

En el año 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 2 de abril como el Día Mundial de Concientización sobre el Autismo. Desde entonces, cada 2 de abril se realizan actividades de concientización en todo el mundo, con el objetivo de difundir información actualizada sobre los TEA y la importancia de un diagnóstico temprano para mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen. Este año, debido al aislamiento obligatorio por la pandemia mundial de Coronavirus, se realizarán eventos virtuales a través de redes sociales y otras plataformas. Bajo el lema “Puedo aprender. Puedo trabajar.”  y el hashtag #CuarenteAzul, se darán a conocer los derechos de las personas con TEA y sus familias, como el acceso a una educación y a un empleo de calidad que se adecue a las capacidades, prioridades y necesidades específicas de cada uno

Fuente: http://redea.org.ar/


Acudir Emergencias Médicas 2023. Todos los derechos reservados.