NOVEDADES

No more posts
17-03-Dia-Mundial-del-Sueno_WEB-1200x894.jpg

El sueño es un proceso esencial en el desarrollo del cerebro y por lo tanto en la salud física y mental. Favorece la recuperación del sistema inmunológico, la memoria, la creatividad, el estado de ánimo y el peso saludable.

Hábitos que favorecen la conciliación el sueño:

  1. Seguir un horario de sueño. Acostarse y levantarse a la misma hora todos los días refuerza el ciclo de sueño-vigilia del cuerpo.
    En caso de no dormirse en los primeros 20 minutos luego de acostarse, es aconsejable levantarse y hacer algo relajante, como leer, meditar o escuchar música tranquilizante. Volver a la cama cuando se vuelva a sentir cansancio. Mantener el horario para levantarse.
  2. Evitar comidas pesadas o muy abundantes unas horas antes de dormir. También evitar la nicotina, el café y el alcohol. Los efectos estimulantes de la nicotina y el café tardan horas en desaparecer y pueden interferir con el sueño. El alcohol puede interrumpir el sueño más tarde.
  3. Generar un ambiente favorable para el descanso, oscuro y silencioso. Evitar el uso de pantallas emisoras de luz justo antes de acostarse. Hábitos relajantes antes de acostarse, como darse un baño o utilizar técnicas de relajación, pueden promover un mejor sueño.
  4. Limitar las siestas, a no más de una hora y evitarlas cerca del horario de acostarse.
  5. Realizar actividad física diariamente, pero no demasiado cerca de la hora de acostarse. Pasar tiempo al aire libre al menos media hora por día.

Es importante dormir lo suficiente, y en caso de padecer alguna dificultad para conciliar el sueño, implementar estrategias que favorezcan el buen descanso. Si la dificultad de conciliar el sueño persiste, es recomendable consultar con un profesional de la salud.


sleeping-young-woman-lies-in-bed-with-eyes-closed-1200x801.jpg

Bajo el lema de este año 2022, “Sueño de calidad, Mente sana, Mundo feliz” conozcamos más sobre el sueño y la importancia de dormir lo necesario.

De acuerdo a estudios realizados sobre el sueño, se llegó a la conclusión de que nuestra calidad de vida mejoraría notablemente si dedicáramos el tiempo suficiente a tener un sueño de calidad.

Sin embargo, la mayoría de las personas no logran descansar la cantidad de horas que se requieren para tener un sueño reparador. Se estima que una persona adulta requiere entre 7 y 8 horas de sueño, para restaurar las funciones del organismo.

La falta de sueño trae como consecuencia daños irreparables a la salud y la calidad de vida de las personas, afectando a un alto porcentaje de la población a nivel mundial.

¿Qué puede ocurrir si hay alteraciones del sueño?

Si no podemos disfrutar de un sueño de calidad, lo más probable es que nuestro cuerpo comience a experimentar una serie de cambios y alteraciones como -por ejemplo-, trastornos en el sistema nervioso, endócrino e inmunológico, que conllevarán a otras complicaciones y que están asociadas a las denominadas enfermedades degenerativas.

Las personas deben tomar conciencia acerca de la importancia del sueño en la salud física y mental. Algunos de los efectos y consecuencias derivados por la falta de sueño son las siguientes:

  • Cambios de humor.
  • Incremento de los niveles de azúcar (diabetes).
  • Aumento de la presión arterial e inflamación, que pueden generar enfermedades del corazón.
  • Obesidad.
  • Debilidad del sistema inmunitario.
  • Ansiedad.
  • Depresión.

Debemos tener en cuenta la importancia de la calidad del sueño, así como sus beneficios para mantener una salud mental óptima y mejorar la concentración. Asimismo, destacar cómo la fatiga puede agotarnos física, mental y emocionalmente.

LOS 6 BENEFICIOS DEL SUEÑO

  1. Incrementa la creatividad
    Cuando el cerebro está descansado y la producción de hormonas está equilibrada, la memoria funciona a la perfección. Eso hace que la imaginación sea más potente y en consecuencia, seamos más creativos.
  2. Ayuda a perder peso
    La falta de sueño hace que los adipocitos (células grasas) liberen menos leptina, la hormona supresora del apetito. El insomnio provoca, además, que el estómago libere más grelina (la hormona del apetito). Ambas acciones hacen que dormir poco se asocie a la obesidad.
  3. Refuerza el sistema inmunológico
    Nuestro sistema inmunitario emplea el tiempo de sueño para regenerarse, lo que le permite luchar con eficacia contra las toxinas y los gérmenes. Con un sistema inmunitario débil tenemos muchas menos posibilidades de superar con éxito las infecciones.
  4. Mejora la memoria
    Dormir fortalece las conexiones neuronales. Durante la fase REM del sueño, el hipocampo, almacén de nuestra memoria, se restaura, transformando la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo.
  5. Protege el corazón
    Estudios recientes afirman que quienes padecen insomnio tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca. El insomnio aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que aumenta la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Otros estudios también ligan el insomnio a tener el colesterol más alto.
  6. Reduce la depresión
    Cuando dormimos, el cuerpo se relaja y eso facilita la producción de melanina y serotonina. Estas hormonas contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol) y favorecen al fortalecimiento emocional. La falta de sueño provoca, por el contrario, una liberación aumentada y sostenida de las hormonas del estrés.

 


Acudir Emergencias Médicas 2023. Todos los derechos reservados.