Día Mundial sin Tabaco

web.jpg

Dejar de fumar es una de las medidas más importantes que se pueden tomar para cuidar la salud. Esto es independientemente de la edad o el tiempo que se lleve fumando.

Dejar de fumar:

  • Mejora el estado de salud y la calidad de vida.
  • Reduce el riesgo de muerte prematura y puede incrementar hasta 10 años la expectativa de vida.
  • Evita el EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).
  • Reduce considerablemente el riesgo de padecer cáncer de pulmón, boca y garganta (cavidad oral y faringe), laringe, esófago, estómago, hígado, páncreas, entre otros.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora la salud reproductiva.
  • Beneficia a las personas que ya tengan un diagnóstico de cardiopatía coronaria o de EPOC.
  • Beneficia la salud de las mujeres embarazadas, el feto y el bebé.
  • Reduce la carga económica de las personas que fuman.

Abandonar el cigarrillo a cualquier edad produce beneficios; hacerlo cuanto antes mejorará los resultados, incluso para las personas cuyo tabaquismo lleva un tiempo prolongado.

Dejar de fumar es la mejor manera de proteger a la familia, los compañeros de trabajo, las amistades y otras personas que rodeen al fumador, de los riesgos de salud asociados a la inhalación de humo de segunda mano.

También ofrece beneficios sensibles en el aspecto y la vida diaria:

  • Las comidas tienen un mejor sabor.
  • El olfato vuelve a ser normal.
  • Aliento, cabello y ropa huelen mejor.
  • Dientes y uñas dejan de tener un color amarillento.
  • Las actividades que usualmente generan dificultad para respirar (por ejemplo, subir escaleras o el quehacer doméstico) se comienzan a realizar mejor.
  • Puede permanecer en edificios que son lugares libres de humo sin tener que salir para poder fumar.
  • Detiene los efectos dañinos del tabaco en la piel (arrugas prematuras), enfermedades de las encías y pérdida de dientes.

Acudir Emergencias Médicas 2023. Todos los derechos reservados.