Día Mundial Contra la Hepatitis

28 julio, 2022
28-07-hepatitis_IG-1.jpg

¿Cómo se produce la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede ser causada por virus específicos (A, B, C, D y E) una variedad de toxinas -como drogas o alcohol-, enfermedades autoinmunes o fármacos.

Los síntomas pueden ser fiebre, falta de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, prurito, erupciones cutáneas, dolores articulares, ictericia, inflamación del hígado.

Los cinco virus de la hepatitis son distintos y pueden propagarse de diferentes maneras:

Hepatitis A y E: Se transmiten principalmente a través del consumo de agua o alimentos contaminados con pequeñas e indetectables cantidades de materia fecal o heces de una persona infectada. La vacunación es la mejor prevención de la hepatitis A, (no existe aún vacunación para la hepatitis E) así como también medidas higiénicas, el lavado de manos y de alimentos, y el consumo de agua potable. La hepatitis A es la más frecuente en los países en vía de desarrollo, y es prevenible a través de la vacunación.

Hepatitis B y D: Se transmite de una madre infectada a su bebé al momento del nacimiento. También se puede producir el contagio a través del contacto con la sangre y otros líquidos corporales mediante el uso de sustancias inyectables, equipo médico no esterilizado y el contacto sexual. La hepatitis B puede presentarse de manera aguda, y en un gran porcentaje de los casos se vuelve crónica.

La vacunación para la hepatitis B es la forma más eficaz de prevenirla, la misma es obligatoria para el personal de salud. La hepatitis D solamente se produce en las personas que ya están infectadas con el virus de la hepatitis B. También la correcta manipulación y esterilización del equipo médico y la prevención y cuidado en las relaciones sexuales.

Hepatitis C: Se transmite mediante el contacto con sangre infectada, al compartir jeringas, a través de las inyecciones médicas y otros procedimientos médicos realizados de manera insegura, y de madre a hijo. En general no presenta síntomas, y en el 90% de los casos se manifiesta de manera crónica, predisponiendo así a presentar complicaciones como el hepatocarcinoma (cáncer de hígado).
En la actualidad, no existe una vacuna contra la hepatitis C; la mejor forma de prevención es la correcta manipulación y esterilización del equipo médico.

Con las medidas higiénicas, de cuidado sanitario y personal, junto con la vacunación, podemos frenar el avance de esta enfermedad contagiosa.

Acudir Emergencias Médicas 2021. Todos los derechos reservados.