Blog

CLASSIC LIST

ganglios.jpg
05/Sep/2019

Cada 15 de septiembre se conmemora el Día Mundial de Concientización sobre el Linfoma. En sintonía con esta fecha, desde Acudir Emergencias Médicas respondemos algunas preguntas comunes sobre esta enfermedad que afecta a los ganglios linfáticos.

1 – ¿Qué son los linfomas?

Los linfomas son tumores que se desarrollan en el sistema linfático. La asociación civil Linfomas Argentina lo explica con mucha claridad en su sitio web: “El sistema linfático es una amplia red –parte del sistema inmunológico- de vasos o tubos finos que conectan órganos llamados ganglios linfáticos. Estos ganglios se distribuyen en grupos por todo el cuerpo: axilas, ingle, cuello, tórax y abdomen. También hay tejido linfático en otros órganos como las amígdalas, el tubo digestivo, el bazo, el timo y la médula ósea. El sistema linfático transporta un líquido blanquecino llamado linfa que contiene linfocitos, un tipo de glóbulos blancos de la sangre de gran importancia en el control de las infecciones y agresiones externas. Cuando los linfocitos se multiplican de modo anómalo o no mueren cuando se les ordena, pueden reunirse en los ganglios linfáticos y formar tumores llamados linfomas”.

2 – ¿Qué tipos de linfomas existen?

Los linfomas se dividen en dos grandes grupos: linfomas de Hodgkin y linfomas No Hodgkin. El linfoma de Hodgkin es una forma de linfoma maligno poco frecuente. Cualquier tipo de linfoma maligno que no sea de Hodgkin se denomina linfoma No Hodgkin (LNH).

3 – ¿Cuáles son los síntomas?

Los signos y síntomas del linfoma pueden ser parecidos a otras enfermedades menos serias como gripe o fatiga. Esto puede complicar el diagnóstico precoz de la enfermedad.

Los síntomas más comunes son:

  • Hinchazón indolora en los ganglios linfáticos de la parte superior del cuerpo (cuello, zona de la clavícula, axilas o ingle).
  • Fiebre, especialmente por la noche.
  • Sudores, escalofríos o cambios de temperatura.
  • Pérdida de peso sin explicación.
  • Pérdida de apetito.
  • Fatiga y cansancio inusuales.
  • Tos persistente.
  • Disnea (falta de aire).
  • Picazón persistente en todo el cuerpo sin causa aparente o sarpullido.
  • Inflamación en las amígdalas.
  • Dolor de cabeza.

Es probable que la mayoría de las personas con los anteriores síntomas no tengan linfoma, sin embargo, es importante que si alguno de estos síntomas se presenta de manera persistente consulte a un médico.

4 – ¿Cómo se diagnostica?

La mayoría de los ganglios linfáticos agrandados son normalmente una reacción a infecciones y no un cáncer. Sin embargo, el médico puede sospechar de un linfoma al encontrar ganglios linfáticos agrandados sin explicación durante un examen físico o por una prueba de diagnóstico por imágenes.

La biopsia ganglionar es el único estudio que confirma o descarta el diagnóstico. Esta técnica permite conocer la estatificación del linfoma y determinar el mejor tratamiento.

5 – ¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento se indica de acuerdo al tipo específico de linfoma y el estadio que está atravesando. La radioterapia, la quimioterapia o una combinación de ambas pueden lograr la curación.

6 – ¿Qué puede causar linfomas?

Algunos factores que pueden generar predisposición son los estados de inmunodepresión, el virus de Epstein Baar y la gastritis por H. pillory, pero en la gran mayoría de los casos no se descubre una causa puntual.

Fuente:
Linfomas Argentina, asociación civil sin fines de lucro de pacientes y familiares de pacientes con linfoma, mielofibrosis y síndromes mielodisplásicos en la Argentina.


Acudir Emergencias Médicas 2018. Todos los derechos reservados.