7 MITOS SOBRE EL DENGUE

El dengue es una enfermedad viral que se transmite por la picadura del mosquito Aedes aegypti. El contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o la leche materna. Los síntomas de dengue son: fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones; náuseas y vómitos; cansancio intenso; manchas en la piel; picazón y sangrado de nariz y encías.

Si bien el dengue ha tenido una importante difusión en los últimos tiempos, todavía hay una gran desinformación. Por tal motivo, compartimos algunos mitos para conocer más de esta enfermedad y cómo prevenirla:

  1.  El dengue, zika y chikungunya son enfermedades de la pobreza.

El mosquito transmite la enfermedad a todas las personas por igual, aunque es cierto que determinadas condiciones, como deficiencias en la red de agua potable o la recolección de residuos ponen en riesgo a los sectores sociales más vulnerables.

  1. Las bajas temperaturas terminan con el mosquito transmisor de estas enfermedades.

Pese a que durante los meses de frío los mosquitos adultos reducen su actividad, si se encuentran en una casa, conservan la temperatura de su interior. Los huevos son capaces de sobrevivir durante el invierno.

  1. Todos los mosquitos transmiten el dengue, zika y chikungunya.

Para que un mosquito transmita estas enfermedades, debe haberse infectado previamente al picar a una persona enferma con alguna de estas patologías. Además no todas las especies de mosquitos pueden transmitirlas.

  1. El dengue, zika y chikungunya se transmiten de persona a persona.

El dengue y la fiebre chikungunya sólo se transmiten a través de la picadura del mosquito, no de persona a persona, ni a través de objetos ni de la leche materna. El virus zika puede transmitirse por relaciones sexuales sin protección y las mujeres embarazadas pueden transmitir la enfermedad al bebé.

  1. El mosquito sólo pica de día.

Si bien la mayor actividad del mosquito se da en las primeras horas de la mañana y al atardecer, también puede picar durante la noche si en la casa hay alguna luz artificial prendida.

  1. Untarse la piel con vinagre o con ajo sirve como repelente.

Los únicos repelentes recomendados son aquellos que contienen DEET.

  1. La fumigación termina con el dengue, zika y chikungunya.

La aplicación de insecticidas es una medida que sólo elimina los mosquitos adultos. Como su poder residual es reducido siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos.

La mejor forma de prevenir el dengue es eliminar todos los criaderos de mosquitos, es decir, todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación