IMPORTANTE CRECIMIENTO DE LA DONACIÓN DE ÓRGANOS

El balance del año 2017 en procuración de órganos y trasplantes es alentador, aunque aún resta mucho por lograr. Además de que en todas las provincias hubo uno o más procedimientos de ablación -lo que no sucedía desde hacía cinco años-, siete de cada diez de esos operativos ayudaron a más de un paciente que se encontraba en lista de espera.
Los sistemas de ablación y trasplante más eficientes son aquellos autosustentables, es decir, que pueden cubrir la demanda de los pacientes en lista de espera. En nuestro país, la meta que se había fijado el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) para el año pasado fue aumentar un 12% la donación efectiva de órganos. Y se superó el 15%.
Si mantenemos este ascenso de manera sostenida, estimamos que podríamos alcanzar la autosuficiencia del sistema en diez años. Pero como pudimos cumplir la meta de este año y hay provincias que todavía pueden trabajar más para mejorar su nivel de procuración [ablación], para el próximo año fijamos una meta del 25%, lo que nos permitiría, en teoría, lograr la autosuficiencia en unos cinco años”, anticipó María del Carmen Bacqué, directora del Incucai. Eso equivale a poder contar este año con entre 750 y 800 donantes efectivos en el país.
En mayo pasado, días antes de que se conmemorara el Día Nacional del Donante, la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT) señaló que para lograr la autosustentabilidad del sistema que mencionó Bacqué, se debería trabajar para que la población esté mejor informada. “Así sabremos que la donación de órganos y tejidos (el caso más emblemático es la donación de córneas) permite salvar vidas y mejorarlas en forma significativa”, indicaron a través de un comunicado.
Entre las tareas pendientes para elevar la donación lo suficiente como para reducir el tiempo de espera de los pacientes, la SAT también planteó aumentar “el compromiso de la comunidad médica en general” para mejorar el acceso al trasplante de los potenciales pacientes que podrían necesitarlo, y que los especialistas “trabajen con los organismos de salud, como el Incucai, para alcanzar las cifras de autosuficiencia” en donación y trasplante. Además, la entidad instó a que “los estados y sus autoridades desarrollen estrategias para maximizar las tasas de donación y procuración de órganos”.

Un donante puede salvar o cambiarle la vida hasta a 10 personas. Es fundamental que manifieste su voluntad de donar en la web del Incucai y que se lo comunique a sus familiares o amigos. 

Fuente: Revista Consenso