Primeros auxilios y algunas consideraciones

¿Cómo Debemos Actuar Frente A Una Urgencia Médica? ¿Se Trata De Una Emergencia Médica?

Ante todo deberíamos diferenciar una urgencia de una emergencia.

La emergencia médica se refiere a situaciones en las cuales hay riesgo de vida para el paciente, como hemorragias abundantes, pérdida de llame-emergencias-medicasconocimiento, politraumatismos, dolor de pecho, falta de aire, convulsiones, etc. En estos casos se prioriza el rápido arribo al lugar donde se encuentre el paciente, y un pronto tratamiento y traslado al centro de salud.

En estas situaciones es importante que la persona que se comunica con la empresa se mantenga en línea, trate de conservar la calma y siga las instrucciones del operador telefónico, quien podrá guiarlo sobre qué hacer hasta que llegue el equipo médico.

 

Hay otros casos que requieren pronta atención, sin que esté en riesgo la vida del paciente en ese momento. A estos casos se los denomina urgencia médica, como por ejemplo un cólico biliar, un cólico renal, un sangrado nasal, etc. En estos casos se atiende al paciente, y de acuerdo al caso se podrá quedar en su domicilio, medicado y con instrucciones, o será trasladado a un centro de salud.

Por último se encuentran los casos en los que se requiere atención médica pero que se pueden resolver con la visita del médico a domicilio o trasladándose a un consultorio, por ejemplo una gastroenteritis.

¿Qué elementos deberíamos tener en nuestro botiquín en casa?

No son demasiadas cosas. Siempre debemos contar con solución de iodopovidona (Pervinox) para la desinfección de heridas, gasa estéril en envase cerrado, tela adhesiva, gasa furacinada, un frasco de solución fisiología y uno de agua oxigenada.

¿Qué hacemos hasta que llega el médico? Algunos pequeños consejos…

Según sea el caso:

Pérdida de conocimiento no recuperada o paro cardiorrespiratorio: actué según las normas de RCP, si las conoce, o escuche al operador quien le dará instrucciones. En estos casos es muy importante mantener la calma.

Traumatismo o politraumatismo: NO movilizar al paciente debido a que podemos empeorar las lesiones sufridas. Se requiere un equipamiento especial como tablas, collares cervicales, etc. En casos graves con elementos cortantes o contundentes clavados en el paciente, NO los retire porque puede empeorar el cuadro.

Convulsiones: trate de asegurar que el paciente no se golpee al moverse; coloque algo mullido cerca de donde se encuentre.

Quemaduras: lave la zona con solución fisiológica y cubra con gasa furacinada o estéril.

Sangrado: por ejemplo por cortes, enjuague con solución fisiológica y cubra con gasa estéril; ejerciendo una leve presión se disminuye el volumen de sangrado. Si se trata de un corte y arrancamiento de un dedo, desinfecte y cubra la mano con gasa estéril, envuelva el dedo en gasa estéril, colóquelo en una bolsa plástica y trasládelo en frío (p. ej., con una heladera con cubos de hielo) junto con el paciente al lugar de atención.